PERROS ENTRENADOS PARA AYUDAR A MENORES EN ENTREVISTAS JUDICIALES

Durante el próximo año en la ciudad de Madrid se implantará en los juzgados de lo familiar un proyecto piloto que dotará a estos órganos judiciales de perros entrenados para acompañar a menores que tengan que enfrentar una declaración o una entrevista judicial. Se trata de una iniciativa pionera importada de Estados Unidos, que fue presentada recientemente  por el consejero de Presidencia y Justicia, Salvador Victoria.

El proyecto, desarrollado por la organización Dogtor Animal, se desarrollará en cuatro fases, desde la entrada del menor en los juzgados hasta la entrevista con los psicólogos, trabajadores sociales y abogados que recojan su testimonio.

En todo este proceso el perro acompañará al menor y le servirá como distracción para que disminuya la tensión y el estrés emocional que pueden sufrir cuando afrontan este tipo de situaciones.

Según declaró Vanesa Carral, psicóloga y técnica en terapia asistencial de Dogtor Animal, “este tipo de terapia ayuda a que los niños se relajen y cuenten sus testimonios con mayor veracidad, ya que se sienten más cómodos y seguros”.

 “Además, la presencia de estos animales en encuentros tan difíciles como lo son dentro de juzgados, puede contribuir a que los niños rebajen su nivel de estrés y colaboren más activamente en la descripción de determinados hechos traumáticos”. 

Este proyecto  se pretende extender a otros organismos, como las secciones penales de la Audiencia Provincial de Madrid.

En el programa participarán seis perros procedentes de Dogtor Animal, que “han sido seleccionados desde cachorros, criados, socializados y adiestrados para ejercer correctamente esta labor”, manifestó Germán Mato, psicólogo y técnico en terapia asistencial de Dogtor Animal. “Desde la organización seleccionamos a los perros no por la raza, sino por su carácter. Han de ser animales equilibrados que tengan la capacidad de trabajar con cualquier tipo de persona y que no se alteren fácilmente”.

A este servicio podrán acceder de manera gratuita todos aquellos menores que en el ámbito de los juzgados de familia estén sujetos a un proceso judicial y precisen de un apoyo emocional para afrontarlo. Esta necesidad la evaluarán los profesionales del juzgado de referencia y también se tendrá en cuenta que el menor tenga afinidad con los perros.

 Esta es una muy buena iniciativa que en otros países deberían también llevar a cabo. Hay proyectos como estos que si vale la pena copiar y adecuar a cada cultura por supuesto.

Fuente: http://noticias.lainformacion.com/

 

Deja un comentario