Personas adictas a las compras

Denominado también como oniomanía o shoppingmania, el síndrome de compra compulsiva es un tipo específico de alteración del comportamiento, semejante en algunos aspectos a las adiciones a sustancias químicas; por el cual una persona es incapaz de controlar sus tendencias e impulsos que le llevan a comprar. Esta adicción es relativamente nueva y es generada en la sociedad de consumo en la que vivimos actualmente. También se la llama la enfermedad invisible porque puede pasar desapercibida como un simple capricho o frivolidad, mientras que en el fondo puede encubrir una depresión profunda.

La copmra compulsiva puede estar fijada en un determinado objeto, bien o servicio, como  por ejemplo que se tenga una tendencia irrefrenable a adquirir toda clase de zapatos o bolsos; o puede estar asociada al hecho de comprar por comprar, sea el producto que sea solo con el pretexto de que está de oferta o que algún día lo va a utilizar.

La personas más expuestas o vulnerables a esta adicción a las compras son los jóvenes, que se encuentran en una etapa de formación, y donde cobra especial importancia la aceptación social y la pertenencia al grupo, siendo sus iguales su referente sobre lo que es adecuado y lo que no. Precisamente a esta edad, y en particular en las mujeres, es donde se encuentran la mayoría de los casos de compra compulsiva; y en especial, en aquellas que tienen mayores posibilidades económicas y/o cuentan con tarjetas de crédito.

Los adictos consideran al consumo como una forma de hallar la felicidad, pero al comprar empiezan los sentimientos de culpa por el gasto indebido. En el caso de no poder ir nuevamente de compras para calmar la ansiedad, caen en la depresión, generando un círculo vicioso. La compra compulsiva es una necesidad incontrolada que si no es satisfecha genera irritabilidad a la persona. El adicto compra productos a los que probablemente nunca dé uso, y que en muchos casos oculta de sus familiares generando situaciones de engaños y deudas.

  • Las causas que generalmente detonan  la adicción a las compras pueden ser:
  • Insatisfacción personal.
  • Sensación de aburrimiento o depresión.
  • Vulnerabilidad hacia la publicidad consumista.
  • Impulsividad o ansiedad.
  • Bajo autoestima, desconfianza, inseguridad.

Para el tratamiento de esta adicción se utilizan terapias cognitivo- conductuales, terapias individuales, grupales, familiares y/o de pareja. Es fundamental para comenzar el tratamiento que el paciente entienda que padece una adicción ya que la motivación del mismo influye en el desarrollo del tratamiento. El objetivo es encontrar los motivos que lo llevan a consumir impulsivamente y orientarlo hacia una nueva conducta que le eleve su autoestima, le ayude a salir de su depresión y en el mejor de los casos que se vuelva una persona productiva.

Si quieres leer más sobre el tema está el libro: Mujeres que compran demasiado: cómo superar la pasión por el consumo de Carolyn Wesson, Editorial Paidós Mexicana

http://www.webconsultas.com 

 

 

Deja un comentario