¿Por qué algunas personas son más generosas y otras más egoístas?

Una nueva ecuación, muestra cómo nuestra felicidad no depende sólo de lo que nos pasa, sino también cuando uno se compara con lo que le sucede a otras personas, El estudio fue desarrollado por investigadores de la University College London (UCL) financiado por Wellcome, que es una fundación que financia las investigaciones en el campo de la salud humana y animal.

El equipo de investigadores desarrolló una ecuación en el año 2014 para predecir la felicidad, destacando la importancia de las expectativas, y esta ecuación también toma en cuenta la suerte de otras personas.

“Nuestra ecuación puede predecir con exactitud cómo la felicidad en la gente no sólo se basa en lo que les sucede, sino también en lo que les ocurre a otras personas de su entorno”, explica uno de los co-autores del estudio, el Dr. Robb Rutledge (UCL Institute of Neurology and Max Planck UCL Centre for Computational Psychiatry and Ageing Research). “En promedio, somos menos o más felices si otros ganan dinero más o menos que nosotros, pero esto varía mucho de una persona a otra. Curiosamente, nuestra ecuación nos permite predecir lo generoso que un individuo puede ser. También al analizar la desigualdad, podemos predecir qué individuos son más altruistas que otros”.

Para el estudio, 47 voluntarios que no se conocían entre sí completaron varias tareas en grupos pequeños.

“Nuestros resultados sugieren que la generosidad hacia los extraños se refiere a cómo nuestra felicidad se ve afectada por las desigualdades que experimentamos en nuestra vida diaria”, dijo Archy de Berker (UCL Institute of Neurology), co-autor principal del estudio.

Esta es la primera vez que en un estudio evalúa la generosidad de la gente relacionada directamente en cómo la desigualdad afecta a su felicidad. Los economistas han tenido dificultades para explicar por qué algunas personas son más generosas que otras, y nuestros experimentos ofrecen una explicación al respecto. Nuestro método también puede resultar ser una forma útil de medir la empatía. Pero de igual manera podría ayudarnos a entender mejor ciertos aspectos de los trastornos sociales, en el sentido de como hace indiferentes a algunas personas hacia el sufrimiento de los demás”.

Fuente:

Robb B. Rutledge, Archy O. de Berker, Svenja Espenhahn, Peter Dayan, Raymond J. Dolan. The social contingency of momentary subjective well-being. Nature Communications, 2016; 7: 11825 DOI: 10.1038/ncomms11825

Deja un comentario