RELACIONES

¿Por qué continuamos con decisiones incluso cuando nos hacen infelices?

El efecto de costo irrecuperable
Curación de Contenido por Gustavo Novelo

¿Por qué continuamos con decisiones incluso cuando nos hacen infelices?.

¿Alguna vez te has sentido atrapado en una relación que ya no funciona? o ¿en un trabajo que ya no te recompensa pero que parece que no puedes renunciar?. Esta es la misma razón por la que tenemos problemas para deshacernos de la ropa que ya no usamos o dejar de ir a lugares que antes solíamos amar y ahora odiamos.

Un nuevo artículo publicado en la revista Psychological Science explora nuestra tendencia a continuar con un plan, incluso cuando va en contra de la toma racional de decisiones. ¿Por qué insistimos en mezclar el dinero bueno con el malo?

“El efecto de costo irrecuperable es la tendencia general de las personas a continuar un esfuerzo, o continuar consumiendo o persiguiendo una opción, si han invertido tiempo o dinero o algún recurso en él”, dice Christopher Olivola, profesor asistente de marketing en la Escuela de Negocios  Carnegie Mellon’s Tepper. “Ese efecto se convierte en una falacia si te empuja a hacer cosas que te hacen sentir infeliz”.

Una de las razones por las que quedamos en esta trampa psicológica puede ser porque odiamos lamentarnos y admitir que nos equivocamos, sugieren los expertos. Continuar con el plan, incluso cuando ya no funciona, es una forma de evitar la disonancia cognitiva: la desconexión mental entre pagar por algo y no obtener el retorno esperado de la inversión.

“Después de comprometernos, los humanos tendemos a encadenarnos a nuestras propias decisiones”.

Como dijo el neurocientífico Brian Sweis, de la Universidad de Minnesota la falacia de los costos irrecuperable  también podría ser un mecanismo de autodefensa, una forma de reforzar nuestra confianza en el esfuerzo que ya hemos realizado, básicamente, una forma de salvarnos la vida,.

Un mal romance es un ejemplo icónico de pensamiento de “costo irrecuperable”. A veces las personas se encadenan a una relación infeliz solo porque ya han perdido mucho tiempo en ella. Si cortan y corren, tendrán que enfrentar el fracaso.

“Las relaciones románticas son clásicas”, dice Olivola. “Cuanto más tiempo han estado juntos, más difícil les resulta romper”.

Uno de los aspectos más fascinantes de esta tendencia a seguir con un plan, incluso cuando es una bomba total, es que parece ocurrir en otras especies, como ratones y ratas, como los estudios que se han llevado a cabo en la Universidad de Minnesota. Al igual que nosotros, les resulta difícil alejarse de algo una vez que han invertido demasiado tiempo en él.

Como Alex Kacelnik, un ecólogo del comportamiento de la Universidad de Oxford, le dijo a Scientific American: “Si encuentras que una especie hace una elección sistemáticamente mala, puedes argumentar que es un accidente de la historia. Pero si encuentras que una especie muy diferente hace lo mismo, entonces, debe haber alguna razón por la cual la evolución no elimina esta forma de comportamiento”.

Tal vez la razón más convincente para estudiar el fenómeno del “costo irrecuperable” sea poder entender cuando estamos atrapados cuando sucumbimos involuntariamente a él, a pesar de nuestros mejores intereses. Esto podría ayudarnos a dejar ir lo que nos está frenando.

“Lo hecho, hecho está”, como comenta Olivola. “No hay nada que puedas hacer para recuperar el dinero perdido, y buscar algo que te haga infeliz no solo no te devolverá tu dinero, sino que también empeorará tu situación. Solo estás cavando un agujero más profundo”.

Fuente: mercurynews.com

Agradecemos tu donativo para continuar con este proyecto. Sin publicidad, sin barreras, sin trampas, solo noticias de Psicología, gratuitas para todos. Pero no podemos hacerlo sin ti.

Deja un comentario