¿Por qué muchas personas ven a sus perros como si fueran sus hijos?

Por FRAM

Es común encontrar que hombres y mujeres jóvenes aplazan su decisión de casarse, hacer una vida en pareja y tener hijos por diferentes razones, pero la más importante es la dedicación a su desarrollo profesional. Al vivir solos la tendencia es adoptar una mascota, siendo los perros los más comunes.

Algunas de estas personas desarrollan un vínculo tan fuerte con sus perros que llegan a tratarlos como si fueran sus hijos, inclusive ellos mismos los consideran sus hijos o “perrhijos”, término que se ha puesto de moda últimamente.

Ante los ojos de los demás estas personas son consideradas como ridículas, pero ¿qué nos dice la ciencia acerca de este fenómeno?

De acuerdo a un estudio realizado por el Massachusetts General Hospital y publicado en el diario Plosone, en las mujeres se activan prácticamente las mismas áreas cerebrales al ver a sus perros que a sus propios hijos.

El estudio estuvo conformado por una muestra de mujeres voluntarias entre 22 y 45 años de edad, física y mentalmente sanas, con un nivel de inteligencia promedio. Ellas a su vez eran madres de niños entre 2 y 10 años y eran dueñas de un perro por al menos 2 años.

El estudio consistió en solicitarle a la muestra una serie de fotografías de sus hijos y de sus perros en sus hogares, se les colocó en un equipo de Resonancia Magnética, se les pidió que observaran diferentes fotografías que incluían fotos de sus hijos y sus perros, así como de fotografías de niños y perros desconocidos.

Tras el análisis de las imágenes de Resonancia Magnética se encontró que la mayoría de las áreas cerebrales que se activaban cuando las mujeres veían a sus hijos, también se activaban cuando veían a sus perros. Las únicas áreas que no se iluminaron al ver a sus perros son las del cerebro medio que se relacionan con los sentimientos de unión que nos llevan a crear vínculos con nuestra propia especie.

Falta mucho por investigar sobre este fenómeno, tal vez sería conveniente realizar el estudio con diferentes variables, por ejemplo, en lugar de perros, gatos o en lugar de mujeres, hombres.

Fuente: htpss/journal.plos/plosone.org

Deja un comentario