Porqué el ser bondadoso es contagioso

Ver a alguien que realice un acto de bondad puede ablandar nuestro corazón. Recientes estudios han encontrado que este acto natural hace que la gente quiera comportarse de la misma manera hacia los demás.

Una nueva investigación publicada en la revista Biological Psychiatry tuvo como objetivo averiguar como la bondad se refleja el cerebro y el cuerpo. Los investigadores midieron la actividad  del corazón y el cerebro de 104 estudiantes universitarios mientras veían vídeos que representaban ya sea actos heroicos de bondad o de situaciones humorísticas.

Cuando los estudiantes estaban viendo los actos heroicos, la actividad tanto en el sistema nervioso simpático y el sistema nervioso parasimpático alcanzó su punto máximo – una combinación inusual que sugiere tanto una respuesta de lucha o de huida y un calmante. Cuando estaban viendo los videos divertidos, no hubo activación de uno u otro sistema.

“Este es un patrón muy poco común, donde se ve reflejado en  estos dos sistemas generados por esta emoción,” dijo la Dra. Sarina Saturno, psicóloga de la Universidad Estatal de Oregón y una de las autores del estudio.

Esto puede deberse al presenciar un acto compasivo, luego de que vemos el alivio del sufrimiento de alguien a través de un acto de bondad. Ahí nuestro corazón se siente calmado y el sistema nervioso parasimpático se activa.

Los investigadores también encontraron que la actividad en la corteza prefrontal medial del cerebro, un área que se ocupa de la empatía y la capacidad de predecir los pensamientos y la conducta de los demás, se iluminó en escenarios que involucran a alguien siendo ayudado después de que fueron heridos físicamente – pero no en el acto de bondad que se realizó en una persona que no resultó herida. Eso sugiere que esta región del cerebro es probable que tenga algún papel en la elevación moral, pero se necesita más investigación para determinar exactamente qué papel juega, y si sólo está activa cuando vemos a alguien sufriendo.

Fuente: Revista Biological Psychiatry

Deja un comentario