Preocupante el número de adolescentes embarazas en México

Según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) México ocupa el primer lugar en la frecuencia de embarazos de adolescentes a nivel mundial, ya que al año casi 500 mil jóvenes menores de 20 años se convierten en madres, lo cual representa un problema de salud pública.

La tasa de embarazos en mujeres de 15 a 19 años  prácticamente no se movió de 1997 a 2009 y se mantiene en un promedio de 16 por ciento. La reducción alcanzada hasta la fecha es totalmente insuficiente

En México la tasa de embarazo adolescente no es homogénea. Hay estados donde es muy superior al promedio latinoamericano (20 por ciento), como Quintana Roo, Chiapas y Oaxaca.

Este fenómeno es muy grave, porque en esta etapa se reportan las mayores tasas de mortalidad materna. Además, existen riesgos para el bebé y hay un impacto en la calidad de vida de ambos. El embarazo adolescente también provoca la mayor deserción escolar en bachillerato.

La escuela no puede ser una instancia expulsora de jóvenes. No debe repelerlos en ninguna condición. Debe existir la flexibilidad en las regulaciones y en las modalidades, por lo que en el sistema presencial se deben  revisarar las normas escolares para garantizar que quienes experimenten un embarazo adolescente puedan regresar y reinsertarse en la vida escolar.

Como consecuencia del alza de embarazos de adolescentes en México, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) lanzó el martes 23 de septiembre del presente año la campaña Es tu vida, es tu futuro, hazlo seguro, por medio de la cual se hará llegar a los jóvenes información suficiente y abierta, así como métodos para evitar embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual.

A diario ocurren mil 252 partos de adolescentes. Veintitrés de cada cien jóvenes son menores de 19 años de edad que ya han iniciado su vida sexual activa.

De acuerdo con datos del IMSS, de los jóvenes que se convierten en padres, sólo 7 por ciento tienen una fuente segura de ingresos económicos, mientras que con la llegada del bebé 80 por ciento abandonan la escuela o el trabajo.

La campaña que lidera el IMSS es un anticipo de una estrategia nacional que dará a conocer en breve el presidente Enrique Peña Nieto para prevenir los embarazos adolescentes.

Otros datos señalan que sólo 33.4 por ciento de las mujeres y 14.7 por ciento de los hombres utilizaron algún método para prevenir un embarazo no deseado o infección de transmisión sexual. De los que utilizaron algún anticonceptivo, 80.6 por ciento recurrió al condón.

De los embarazos atendidos en el IMSS 12.3 por ciento entre 2012 y 2013 correspondieron a jóvenes de 15 a 19 años de edad. En lo que va del año, el porcentaje es de 11.6.

Para revertir este fenómeno alarmante debe haber un cambio de paradigmas, en particular en la forma en que se prestan los servicios médicos dirigidos a los adolescentes. Se trata, de que ellos se sientan en confianza y acudan a las clínicas aunque no estén enfermos; que sepan que ahí van a encontrar la información, la orientación y el acceso a los métodos anticonceptivos que requieran.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx 

 

 

Deja un comentario