¿Qué hace que los alcohólicos beban?

Una nueva investigación ha encontrado que un factor importante que predice cuánto beberá un alcohólico es su estado emocional.

El nuevo estudio también encontró que el sufrir problemas de salud mental por largo tiempo no afecta el consumo de alcohol, con una excepción importante. Los hombres con una historia de depresión tenían un patrón de consumo diferente que los hombres sin antecedentes de depresión. Sorprendentemente, los investigadores encontraron que esos hombres estaban bebiendo menos que los hombres que no estaban deprimidos.

“Este trabajo demuestra una vez más que el alcoholismo no es una condición única para todos”, dijo el investigador principal Víctor Karpyak de la Clínica Mayo. “Así que la respuesta a la pregunta de por qué los alcohólicos beben es probablemente que no hay una sola respuesta. Esto probablemente tendrá implicaciones para cómo diagnosticar y tratar el alcoholismo “.

Los resultados de esta investigación fueron presentados en el Congreso Europeo de Neuropsicofarmacología  2017, estudió el consumo de alcohol de 287 varones y 156 mujeres con dependencia de alcohol durante los 90 días anteriores, utilizando el método llamado Time Line Follow Back (Siguiendo Hacia Atrás la Línea de Tiempo) y la evaluación diagnóstica estandarizada para detectar la presencia de trastornos psiquiátricos durante toda la vida (PRISM por sus siglas en inglés).

Los investigadores fueron capaces de asociar estos resultados con si el consumo de alcohol coincidió con un estado emocional positivo o negativo, y si el individuo tenía un historial de ansiedad, depresión o abuso de sustancias.

Los resultados mostraron que los hombres dependientes del alcohol tienden a beber más alcohol por día que las mujeres dependientes del alcohol.

Como era de esperar, el consumo de alcohol tanto en hombres como en mujeres se asoció con el estado emocional positivo o negativo en un día determinado, sin asociación significativa con trastornos por ansiedad o abuso de sustancias.

Además, según los hallazgos del estudio, los hombres con antecedentes de trastorno depresivo mayor tenían menos días de beber y menos días de consumo de alcohol que los hombres que nunca sufrieron un trastorno depresivo mayor.

“La investigación indica que mucha gente bebe para mejorar sus sentimientos agradables, mientras que otras personas beben para suprimir los estados de ánimo negativos, como la depresión o la ansiedad”, dijo Karpyak.

“Sin embargo, estudios previos no diferenciaron entre estados dependientes de cambios de humor y la presencia de trastornos clínicos de ansiedad o depresivos. La falta de tal diferenciación fue probablemente entre las razones de los hallazgos polémicos sobre la utilidad de los antidepresivos en el tratamiento de los alcohólicos con depresión comórbida”.

Aunque el estudio necesitará ser replicado y confirmado, Karpyak dijo que las razones de la beber alcohol dependen de sus antecedentes, así como de las circunstancias inmediatas.

“No hay una sola razón”, agregó Karpyak. “Y esto significa que probablemente no hay un solo tratamiento, por lo que tendremos que perfeccionar nuestros métodos de diagnóstico y adaptar el tratamiento a cada persona”.

“También significa que los enfoques de tratamiento pueden diferir dependiendo de la orientación de los diferentes aspectos del alcoholismo. El tratamiento también debe tener en cuenta si el paciente alcohólico es un hombre o una mujer y si el paciente tiene antecedentes de depresión o ansiedad”, concluyó diciendo Karpyak.

Fuente: Colegio Europeo de Neuropsicofarmacología (ECNP)

Deja un comentario