SOCIAL

¿Qué piensan las personas mayores sobre la muerte?

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Según una investigación que estudió las actitudes sobre la muerte en las personas mayores de 90 años,  llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Cambridge en el Reino Unido, las personas mayores saben que la muerte puede llegar en cualquier momento, pero no necesariamente tienen miedo a que suceda.

Un número creciente de personas viven más años debido a los avances en la medicina, así como un mayor conocimiento de la vida saludable. De hecho, el número de personas que viven en el Reino Unido hasta la edad de 90 o más se ha triplicado en las últimas tres décadas, según un informe publicado el año pasado por la Oficina Nacional de Estadísticas.

“A pesar del aumento dramático en el número de personas que viven hasta edades muy avanzadas, hay muy poca discusión sobre lo que las personas de edades muy avanzadas sienten sobre el final de su vida “, dijo la líder del estudio, la Dra. Jane Fleming del Departamento de Información Pública, Salud y Atención Primaria de la Universidad de Cambridge. “Sabemos muy poco, también, acerca de las decisiones difíciles en cuanto al final de su vida.”

Para el estudio, los investigadores entrevistaron a 33 personas de más de 95 años de edad de la ciudad de Cambridge. Para aquellos participantes que estaban demasiado frágiles para ser entrevistados en persona, un familiar o cuidador fue entrevistado en su lugar para ayudar a explicar las actitudes de las personas mayores ante la muerte y la atención al final de su vida. Las respuestas fueron, algunas con buen humor pero siempre con una perspectiva fascinante sobre los puntos de vista de una minoría que a menudo se pasa por alto.

Para los más ancianos, la mayor parte de sus amigos y compañeros habían muerto, por lo que la muerte era una parte normal de su vida y muchos hablaban de vivir años extras. Muchos participantes se refirieron a “tomar cada día como viene”, expresando gratitud por donde estaban en la vida y su experiencia en esta etapa, sin preocuparse demasiado por el mañana. “Es solamente el día de hoy lo importante, cuando se llega a los noventa y siete,” dijo uno de los entrevistados.

La mayoría de los entrevistados se sentían dispuestos a morir. “Estoy lista para irme”, dijo una mujer. “Me dicen que soy la dama de honor, en espera para partir.” Algunos pensaban que eran una carga para los demás, otros  más desesperados tenían un deseo de llegar al final, lo que sugiere que simplemente habían vivido demasiado tiempo. “Por favor, no me dejen vivir ‘hasta que tenga cien años”, dijo una anciana.

La mayoría no expresó miedo a morir. Para algunos esta ausencia de temor se basaba en las experiencias positivas de la muerte de los demás: Un entrevistado dijo de sus padres: “Estaban vivos, entonces de repente ya estaban muertos, pero todos se fueron como de costumbre. En realidad nada dramático. Entonces ¿por qué va a ser diferente para mí? “

La forma de como moriarian era de más preocupación que su inminencia. Muchos expresaron explícitamente el deseo de morir en paz, libres de dolor y de preferencia durante el sueño. “Estaría muy feliz si me voy pronto,” dijo uno de los entrevistados, chasqueando sus dedos.

Cuando se les preguntó  si tuvieran una enfermedad que amenazara sus vidas, ¿qué les gustaría más? ¿recibir un tratamiento que podría salvar su vida o preferirían un tratamiento que simplemente los hiciera sentir más cómodos?, algunas personas optaron por un tratamiento para salvar su vida.

“Ahora muchas más personas han llegado a una edad muy avanzada  por eso es importante que conozcamos acerca de sus puntos de vista y sus preocupaciones, en particular en relación con el cierre de su vida,” diijo el Dr. Morag Farquhar, otro autor del estudio.

“Estas son las conversaciones difíciles de tener y que nadie quiere tener al enfrentarse a su propia muerte o la de un ser querido. Sin embargo, tener estas conversaciones antes de que sea demasiado tarde puede ayudar a garantizar que los deseos del individuo se cumplan, en lugar morir sin ser escuchados”.

Fuente: Journal PLoS ONE

Deja un comentario