¿Quien mintió mas en el debate presidencial de ayer?

Durante el primer debate presidencial que se llevó este pasado 26 de septiembre de 2016, entre Hillary Clinton y Donald Trump, Huffington Post llevó la cuenta de las mentiras que dijo cada candidato en sus respuestas a las preguntas de Lester Holt. ¿El recuento final según HuffPost? Donald Trump: 16; Hillary Clinton: 0.

Aunque los medios de comunicación han dicho que en Clinton existe un “problema de confianza”. El recuento de este debate sugieren que Trump tiene un patrón sólido de mentiras todo el tiempo, sobre cualquier situación, especialmente en aquellas situaciones en que él percibe con una luz negativa.

Sin precedente en ningún debate anterior, todos los medios de comunicación prometen comprobar los hechos de cada afirmación hecha por los candidatos. Nunca antes habían sido empleados a  los verificadores de información y probablemente pueden ser los verdaderos ganadores en esta elección.

Uno de los cronistas más asiduos de las falsedades de Trump es Daniel Dale del periódico Toronto Star, que ha llevado la cuenta de cada una de las mentiras en los discursos de Trump y los reporta en su cuenta Twitter. Es una larga lista asombrosa e insistente  de mentiras, más que en cualquier otro año electoral.

Cuando nos encontramos con alguien que te dice una flagrante mentira, e insiste incluso ante la evidencia clara de que es una mentira, muchos de nosotros probablemente nos preguntaremos qué hace que una persona sea tan mentirosa. ¿Por qué una persona le pone tan poca atención a sus falsedades, y se comporta de manera descarada en insistir en su mentira cuando otros de nosotros sabemos que es una gran mentira?.

A continuación las explicaciones de varios expertos sobre el tema.

El portal Everyday Health ofrece esta explicación sobre la mentira patológica y compulsiva:

“Los expertos no saben a ciencia cierta lo que impulsa la mentira patológica. Ellos saben que la impulsividad y la necesidad de impresionar podrían estar relacionadas con este hábito.”

Psychology Today explica que la mentira patológica no es un término de un diagnóstico oficial. En lugar dice que:

“El disimulo intencional… se asocia con una variedad de diagnósticos, tales como trastornos de personalidades antisociales, límite y narcisistas. Cuando se trata de mentirosos compulsivos, dice Charles Ford, profesor de psiquiatría de la Universidad de Alabama, Birmingham, “las palabras parecen fluir de sus bocas sin que ellos piensen en ello.” Ford, autor del libro  ¡Mentiras! ¡¡Mentiras!! ¡¡¡Mentiras!!! La psicología del engaño, dice que los mentirosos patológicos pueden deslizarse fácilmente a partir de la noción de que algo de verdad podría estar dentro de su mentira.

De acuerdo con Vox, Donald Trump ha ” enterrado a  América en una montaña de mentiras”. Dara Lind escritora de Vox señala que esta avalancha de mentiras contiene muchas invenciones únicas:

Aún más alarmante es que Trump repite mentiras que ya las había dicho por lo menos una vez anteriormente.

Este análisis nos lleva a la conclusión de que no podemos entender realmente por qué Trump miente. Si se intenta profundizar en las razones de las mentiras de Trump, ya perdimos. Es mejor ver sus  mentiras como una estrategia. La verdad es que, según todas las apariencias, Trump parece mentir cada vez que le conviene.

Cerraremos este artículo con lo que aparece en  LiveScience sobre los mentirosos patológicos:

“Los mentirosos patológicos tienen un patrón de mentiras frecuentes, repetidas y excesivas o comportamiento de mentira para los que no hay ningún beneficio aparente o ganancia para el mentiroso,” dijo Charles Dike, profesor clínico de psiquiatría en la Universidad de Yale y director médico de la División Forense Whiting de Valley hospital de Connecticut.

Fuente: www.forbes.com

Deja un comentario