SOCIAL

Según un nuevo estudio las personas casadas están más satisfechas con la vida que las solteras

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Estar casado tiene un efecto de por vida sobre las personas, según un nuevo estudio que investigó los niveles de bienestar de las personas en función de su estado civil.

Los investigadores Shawn Grover y John Helliwell, de la Escuela de Economía de Vancouver en Canadá, también descubrieron que las personas que piensan que su cónyuge es su mejor amigo informaron una sensación aún mayor de bienestar.

Para el estudio, los datos sobre la interacción entre matrimonio y amistad se obtuvieron de la Encuesta Británica de Hogares a Largo Plazo (BHPS por sus siglas en inglés), que se recabó de alrededor de 30,000 personas entre 1991 y 2009, y la Encuesta Anual de Población del Reino Unido de 2011 a 2013, que involucró a más de 328,000 personas.

Después de analizar los datos, los investigadores encontraron que las personas casadas estaban más satisfechas con la vida que los solteros. Los que viven en pareja, pero no están casados, también estaban más satisfechos que los solteros.

Esta satisfacción con la vida no solo era cierta en la llamada fase de luna de miel de un matrimonio, sino que persistía en la vejez, según los hallazgos del estudio.

“Incluso después de años, los casados ​​están aún más satisfechos”, dijo Helliwell. “Esto sugiere un efecto causal en todas las etapas del matrimonio, desde la felicidad pre-nupcial hasta los matrimonios de larga duración”.

La satisfacción que el matrimonio brinda a una persona fue especialmente notable durante la mediana edad, un período de la vida que a menudo se asocia con una disminución drástica del bienestar, anotaron los investigadores. Por el contrario se descubrió que las personas solteras experimentaron una caída mucho más profunda en su satisfacción con la vida, según los hallazgos del estudio.

“El matrimonio puede ayudar a aliviar las causas de una bajada de la mediana edad en la satisfacción con la vida”, dijo Helliwell.

Los investigadores también descubrieron que las personas que son los mejores amigos de sus parejas obtienen el mayor beneficio de bienestar del matrimonio y la convivencia.

“Los beneficios de bienestar del matrimonio son mucho mayores para aquellos que también consideran a su cónyuge como su mejor amigo”, dijo Helliwell. “Estos beneficios son, en promedio, aproximadamente dos veces más grandes para las personas cuyo cónyuge es también su mejor amigo”.

Según los investigadores, la felicidad que se asocia con el matrimonio parece fluir en gran medida a través de los canales sociales. La amistad podría ayudar a explicar por qué los beneficios del matrimonio no cambian a medida que pasa el tiempo, y por qué a menudo se puede referir a la pareja como un “súper amigo”, dijeron Shawn Grover y John Helliwell.

Los investigadores advierten que los métodos utilizados en este estudio, y las conclusiones extraídas, solo se pueden aplicar a otros países occidentales donde hay disponibles resultados de encuestas a largo plazo.

El estudio fue publicado en el Journal of Happiness Studies de Springer.

Fuente: Springer

Deja un comentario