Síndrome del burnout: el estrés laboral que todos podemos llegar a sufrir

De acuerdo con cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) un 75 por ciento de los trabajadores en México experimenta estrés laboral, cifra que rebasa los casos reportados en China y Estados Unidos. Esto no sólo implica un impacto en la salud de los empleados, sino que representa pérdidas de 0.5 y 3.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de un país, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El cansancio, tanto mental como físico, se relaciona con un vivir acelerado. Tenemos tiempos de entrega cortos, nos llenamos de actividades, pero también nos saturamos de estímulos, los cuales han incrementado gracias al avance de la tecnología.

Este fenómeno es conocido como síndrome del burnout, el que incluye síntomas de fatiga crónica, ineficacia y una tendencia a negar que se tiene este problema.

Este padecimiento está asociado a una frustración y un descontento que después se va convirtiendo en depresión, o enojo, u otra situación. La persona está imposibilitada para controlarlo y atenderlo.

Su principal manifestación es el cansancio como respuesta, mental, física y emocional, a los efectos del estrés en el organismo, lo cual disminuye la capacidad de respuesta de la persona.

Este agotamiento es un efecto de los horarios y el estrés que caracterizan la vida laboral en la actualidad.

Además, a largo plazo, la incapacidad de descansar puede derivar en trastornos psicológicos y emocionales, como la depresión y ansiedad. Mientras que el resto del cuerpo sufre también daños colaterales, como tensión muscular, lo cual da origen a calambres, contracturas, gastritis, colitis y dificultades para dormir.

Para evitar que el estrés laboral termine por controlar la vida de las personas, es recomendable tomar pausas breves en el trabajo o en el estudio. Así como pedir ayuda en caso de que se observen señales de alerta.

Afortunadamente contamos en la actualidad con muchas alternativas administrativas y apoyos tecnológicos que nos pueden evitar a tiempo el caer en el síndrome del burnout. Depende de nosotros el prevenir  algo que más tarde se vuelva inmanejable.

Fuente: http://www.eldiariodecoahuila.com.mx

Deja un comentario