Somos influenciados por las emociones positivas que son a menudo compartidas a través de Twitter

Un nuevo estudio revela que las emociones a menudo son compartidas de forma viral a través de Twitter, y las emociones positivas son mucho más probables que se propaguen que las negativas.

Investigadores de la Universidad de California (UC), analizaron a 3.800 usuarios de Twitter elegidos al azar y descubrieron que algunas personas son más susceptibles a la influencia emocional que otras.

“Lo que usted twittea y comparte en las redes sociales importa mucho. A menudo, usted no está solo expresándose, está influyendo en los demás “, dijo el Dr. Emilio Ferrara, autor principal del estudio y quien es científico de la computación en la UC. Ferrara colaboró ​​con Zeyao Yang de la Universidad de Indiana.

Ferrara y Yang utilizaron un algoritmo que mide el valor emocional de los tweets, clasificándolos como positivos, negativos o neutrales. Después compararon el sentimiento de un tweet de un usuario en relación con los sentimientos de todos los tweets que aparecían en el canal de alimentación de  ese usuario durante la hora anterior.

Los números más altos del promedio de los tweets positivos en el canal de alimentación se asociaron con la producción de los tweets positivos, y los números más altos del promedio de tweets negativos se asociaron con la producción de tweets negativos.

Alrededor del 20 por ciento de los usuarios de Twitter fueron considerados altamente susceptibles a lo que los investigadores describen como “contagio emocional”, con más de la mitad de sus tweets afectados. Aquellos usuarios eran cuatro veces más propensos a ser afectados por los tweets positivos que los negativos.

Los menos propensos a ser afectados por el contagio emocional eran un poco menos de dos veces más propensos a ser afectados por los tweets positivos como los negativos.

En todos los usuarios, independientemente de su susceptibilidad, se encontró que las emociones positivas son más contagiosas que las emociones negativas. Esto puede ser relevante para planificar las intervenciones sobre los usuarios que experimentan depresión u otras formas de trastornos del estado de ánimo, dijo Ferrara.

El estudio se basa en décadas de investigación que demuestran primero que las emociones pueden transmitirse a través de los contactos de persona a persona, y ahora se está descubriendo que pueden también propagarse a través de las interacciones en línea.

Sin embargo, el examen de mensajes de los medios sociales sigue siendo un reto. Por ejemplo Facebook fue criticado el año pasado por intentar demostrar un efecto similar a este estudio, al ajustar los canales de noticias de 700.000 usuarios. A diferencia de ese experimento, Ferrara y Yang no manipularon lo que los usuarios de Twitter estaban experimentando; sino que simplemente observaron lo que ya estaba ocurriendo y lo analizaron.

Fuente: Journal PLOS One

Deja un comentario