Sugerencias para evitar las compras compulsivas

Según un estudio realizado por Procter and Gamble (P&G), al hacer sus compras las personas no recorren más del 20% del supermercado que frecuentan y al menos dos terceras partes de la clientela se va de la tienda sin haber comprado por lo menos uno de los productos que planeaban llevar pues, aunque lo necesiten, si la búsqueda del producto toma demasiado tiempo se pierde el interés y se posterga la compra.

Por esto, las marcas buscan crear un “perfil” de sus clientes, en los que analizan las tendencias y hábitos de los consumidores finales de sus productos para entender mejor las formas de comprar dependiendo del sexo y la edad y, con base en esto, crear mejores estrategias de marketing y hasta saber qué tipo de acomodo se requiere en los anaqueles del supermercado, dependiendo del producto y el área de la tienda.

Sin embargo, aunque las marcas y las mismas tiendas tienen sus propios trucos para que compremos ciertos productos o incluso para que nos llevemos a casa más de lo que planeado, podemos salir airosos del supermercado sin salirnos de nuestro presupuesto si seguimos estas sencillas sugerencias.

1. ¡Haz tu Presupuesto! Parece ser un consejo obvio, pero no todas las personas tienen este hábito. Hacer un presupuesto ayuda a controlar mejor los gastos y al obligarte a no salir de él evitas hacer compras superfluas. Al hacer tu presupuesto, puedes apartar el dinero que usarás en un sobre y al hacer las compras sólo llevar el efectivo destinado a estas.

2. Escribe una lista. Antes de salir de casa, revisa qué artículos del hogar te hacen falta y haz una lista, lo mejor es escribirla pues si no lo haces al final es posible que termines comprando artículos que no necesitas y olvidando los que sí. Además, es mejor discutir esa lista con algún miembro de la familia, así se podrían eliminar productos incluidos por mero gusto o capricho y no por necesidad.

3. Realiza tus compras entre semana. Al ir al supermercado entre semana u horarios poco habituales te encontrarás con menos gente, de esta forma evitarás estresarte por la cantidad de personas y hacer compras apresuradas o desorganizadas. Como reveló el estudio de P&G, más de la mitad de los clientes prefieren irse sin haber comprado lo que buscaban, ya sea porque no encuentran los productos de manera inmediata o por altos índices de estrés.

4. Compara los precios. Date un poco de tiempo para desde tu casa monitorear los supermercados que venden sus productos más baratos que otros. La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) en México tiene una herramienta en línea con la que puedes comparar los costos del mismo producto en distintas tiendas. Incluso, hay supermercados que varían sus precios dependiendo de la zona en la que se ubique su sucursal.

5. ¡No vayas con niños! Los niños son los mejores vendedores pues siempre convencen a los papás de comprar uno u otro producto y los supermercados lo saben pues los productos dirigidos a los pequeños, como las golosinas, están en las estanterías del medio, justo a la altura de los niños.

6. No te cases con una marca. Seguramente alguien de confianza nos puede asegurar que el único detergente que quita las manchas de la ropa es su marca favorita, sin embargo existen muchas otras opciones. Por supuesto, las marcas líderes se encuentran en la parte central de los anaqueles pues ahí es donde se enfoca la vista y captan más atención, sin embargo en los anaqueles más altos o los últimos puedes encontrar productos de calidad a precios más accesibles.

Por supuesto estas sugerencias no son infalibles pero si las sigues es muy probable que hagas compras inteligentes y evites así las compras compulsivas,

Fuente: http://www.milenio.com

Deja un comentario