EDUCATIVA

Suspender a los estudiantes puede dañar más que ayudar

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Suspender a los estudiantes puede dañar más que ayudar.

Una nueva investigación encontró que cuando los niños de kínder y primer grado son suspendidos de la escuela, pueden encontrar muy difícil volver al buen camino tanto conductual como académicamente, especialmente los niños.

A pesar de la evidencia significativa que demuestra los efectos perjudiciales de la suspensión escolar, ha habido lagunas importantes en la investigación sobre qué características particulares pueden poner a un niño en la escuela primaria en riesgo de suspensión y cómo estos rasgos pueden variar según el género.

En el nuevo estudio, los investigadores trataron de abordar algunas de estas lagunas mediante el análisis de las diferencias de género y rasgo en los alumnos suspendidos de kínder y primer grado. También analizaron si estos rasgos continuarían siendo predictores de suspensión uno y tres años más tarde.

“No solo los niños que son suspendidos a una edad temprana pierden tiempo en experiencias tempranas de aprendizaje, sino que también es menos probable que sean referidos a servicios y apoyos que necesitan para prosperar en los años escolares posteriores”, dijo el Dr. Zibei Chen, investigador en la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Michigan (UM).

Es probable que estos jóvenes estudiantes sean suspendidos de nuevo más tarde en la escuela primaria, según Chen y sus colegas de la Universidad Estatal de Louisiana (LSU).

Las suspensiones a menudo se usan como un enfoque para la disciplina, dijo Chen, pero aún quedan dudas sobre cuán efectiva puede ser la suspensión para abordar los problemas de conducta futuros y el impacto en el progreso académico. Cuando no se encuentra una verdadera solución a los problemas de conducta, muchos de estos estudiantes eventualmente terminan abandonando la escuela.

La investigación involucró a 3,495 estudiantes de kínder y 1er grado de la escuela primaria que habían sido referidos a un programa de absentismo escolar de 348 escuelas públicas.

Los investigadores encontraron que los niños calificados por los maestros como agresivos, desafiantes y disruptivos tienen más probabilidades de ser suspendidos en el jardín de infantes y primer grado. También están menos comprometidos con la escuela.

Las niñas que tienen más probabilidades de ser suspendidas incluyen aquellas calificadas como perturbadoras y que carecen de la participación de los padres en la escuela. Estos predictores de suspensión en jardín de infantes y primer grado también fueron predictores de suspensión uno y tres años después.

En general, los estudiantes afroamericanos tienen más probabilidades de ser suspendidos que las niñas,los estudiantes blancos e hispanos, respectivamente.

El Dr. Mi-Youn Yang, profesor asistente de trabajo social de LSU y autor principal del estudio, dijo que los hallazgos muestran que los estudiantes negros experimentan suspensiones desproporcionadas, pero estos incidentes no siempre son directos. A veces estos problemas de comportamiento pueden ser informados por maestros que tienen prejuicios raciales implícitos y que no otorgan los mismos castigos a los estudiantes blancos, dijo Yang.

El estudio extrajo datos de una iniciativa del Centro de Investigación y Evaluación Social del Colegio de Ciencias Humanas y Educación de LSU. Otros autores son los investigadores de LSU Erin Harmeyer y Blaine Masinter Lofaso.

Los hallazgos se publican en Children and Youth Services Review.

Fuente: Universidad de Michigan

Deja un comentario