AUTOAYUDA

Tu estado de ánimo depende de los alimentos que comes

Written by PAD

La dieta y las prácticas dietéticas afectan diferencialmente la salud mental en adultos jóvenes frente a adultos mayores, según una nueva investigación de la Universidad de Binghamton y la Universidad Estatal de Nueva York.

Lina Begdache, profesora asistente de estudios de salud y bienestar en la Universidad de Binghamton, junto con otros investigadores del mismo centro educativo, realizaron una encuesta anónima en Internet, pidiendo a personas de todo el mundo que completaran el Cuestionario de Humor de los Alimentos (FMQ por sus siglas en inglés), que incluye preguntas sobre grupos de alimentos que han sido asociados con la neuroquímica y la neurobiología. Al analizar los datos, Begdache y su colega Nasim Sabounchi descubrieron que el estado de ánimo de los adultos jóvenes (18-29) parece depender de los alimentos que aumentan la disponibilidad de precursores de neurotransmisores y concentraciones en el cerebro (carne). Sin embargo, el estado de ánimo en adultos maduros (más de 30 años) puede depender más de los alimentos que aumentan la disponibilidad de antioxidantes (frutas) y la abstinencia de alimentos que activan de manera inapropiada el sistema nervioso simpático (café, alto índice glucémico y saltarse el desayuno).

“Uno de los principales hallazgos de esta investigación es que la dieta y las prácticas dietéticas afectan de manera diferente la salud mental en adultos jóvenes frente a adultos maduros”, dijo Begdache. “Otro hallazgo digno de mención es que el estado de ánimo de los adultos jóvenes parece ser sensible a la acumulación de sustancias químicas cerebrales. El consumo regular de carne conduce a la acumulación de dos sustancias químicas cerebrales (serotonina y dopamina) que promueven el estado de ánimo, de estos y otros neurotransmisores también. En otras palabras, los adultos jóvenes que comieron carne (roja o blanca) menos de tres veces a la semana y se ejercitaron menos de tres veces a la semana mostraron una angustia mental significativa”.

“Por el contrario, el estado de ánimo en adultos maduros parece ser más sensible al consumo regular de fuentes con antioxidantes y la abstinencia de alimentos que inapropiadamente activa la respuesta innata de lucha o huida (comúnmente conocida como la respuesta al estrés)”, agregó Begdache. “Con el envejecimiento, hay un aumento en la formación de radicales libres (oxidantes), por lo que nuestra necesidad de antioxidantes aumenta. Los radicales libres causan trastornos en el cerebro, lo que aumenta el riesgo de mayor sufrimiento mental. Además, nuestra capacidad para regular el estrés disminuye, así que si consumimos alimentos que activan la respuesta al estrés (como el café y demasiados carbohidratos), tenemos más probabilidades de experimentar problemas mentales”.

Begdache y su equipo están interesados ​​en comparar la ingesta dietética entre hombres y mujeres en relación con la angustia mental. Hay una diferencia de género en la morfología del cerebro que también puede ser sensible a los componentes de la dieta, y podría explicar el riesgo de sufrimiento mental específico en cada género, concluyó Begdache.

Fuente: Universidad de Binghamton

Referencia sobre el artículo:

Lina Begdache, Maher Chaar, Nasim Sabounchi, Hamed Kianmehr. Assessment of dietary factors, dietary practices and exercise on mental distress in young adults versus matured adults: A cross-sectional study. Nutritional Neuroscience, 2017; 1 DOI: 10.1080/1028415X.2017.1411875

About the author

PAD

Deja un comentario