LABORAL

Un poco de ansiedad en el lugar de trabajo puede ser beneficioso

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Un poco de ansiedad en el lugar de trabajo puede ser beneficioso.

Una nueva investigación sugiere que la ansiedad en el trabajo puede no ser siempre algo malo; en realidad puede mejorar la motivación y mejorar el rendimiento.

“Hay muchas teorías y modelos de ansiedad que existen, pero este es el primer modelo en el lugar de trabajo que se enfoca en los empleados”, dijo la coautora de este estudio la Dra. Julie McCarthy, del Departamento de Gestión de la Universidad de Toronto.

McCarthy, junto con su ex estudiante de posgrado y autora principal del estudio la Dra. Bonnie Hayden Cheng, analizaron tanto los factores desencadenantes de la ansiedad en el lugar de trabajo como su relación con el desempeño de los empleados.

“Si tiene demasiada ansiedad y está completamente consumido por ella, va a descarrilar su desempeño”, dijo McCarthy, quien es experta en comportamiento organizacional.

“Por otro lado, los niveles moderados de ansiedad pueden facilitar e impulsar el rendimiento”.

Si los empleados se distraen constantemente o piensan en cosas que les causan ansiedad, les impedirá completar tareas en el trabajo y eso eventualmente puede llevar al agotamiento  dijo Cheng.

Sin embargo, hay momentos en que la ansiedad puede aumentar el rendimiento al ayudar a los empleados a enfocarse y autorregular su comportamiento.

Cheng compara esto con los atletas que están entrenados para controlar la ansiedad a fin de mantenerse motivados y mantenerse enfocados en la tarea.

Del mismo modo, si los empleados se involucran en algo que se llama procesamiento de autorregulación, monitoreando su progreso en una tarea y enfocando sus esfuerzos hacia la realización de esa tarea, puede ayudar a impulsar su desempeño.

“Después de todo, si no tenemos ansiedad y simplemente no nos importa el rendimiento, entonces no vamos a estar motivados para hacer el trabajo”, agegó Cheng.

Cheng comentó que los empleados ansiosos por el trabajo que están motivados tienen más probabilidades de aprovechar la ansiedad para ayudarlos a enfocarse en sus tareas.

Además, aquellos que son emocionalmente inteligentes pueden reconocer sus sentimientos de ansiedad y usarlo para regular su desempeño. Las personas que tienen experiencia y habilidad en su trabajo también son menos propensas a que la ansiedad afecte su desempeño.

El modelo de ansiedad laboral que desarrollaron Cheng y McCarthy se divide en dos categorías.

Un área involucra rasgos de carácter de una persona o presentación disposicional. Si alguien ya experimenta altos niveles de ansiedad general, por ejemplo, sus experiencias con la ansiedad en el lugar de trabajo serán diferentes de las que no lo hacen.

El otro cubre aspectos situacionales, aquellos que surgen en tareas laborales específicas. Algunos empleados pueden verse más afectados por las evaluaciones de trabajos, hablar en público u otras tareas que pueden distraerlos y llevar a un rendimiento deficiente.

El estudio, que aparece en el Journal of Applied Psychology, también describe muchos de los factores desencadenantes de la ansiedad en el lugar de trabajo. Los más destacados incluyen trabajos que requieren expresión constante o supresión de la emoción, piense en “atender a clientes con una sonrisa”, así como trabajos con fechas de entrega inminentes o cambios organizativos frecuentes.

La política de la oficina y el control del trabajo son otros factores importantes. Las características de los empleados, como la edad, el género y la antigüedad laboral, también pueden afectar la experiencia de ansiedad en el lugar de trabajo.

Las autoras señalan que la ansiedad es un problema creciente para los lugares de trabajo. Investigaciones recientes han encontrado que el 72 por ciento de los estadounidenses que experimentan ansiedad diaria dicen que interfiere con su trabajo y su vida personal.

Si bien las autoras no están a favor de que se provoque la ansiedad en los empleados para fomentar el alto rendimiento, las buenas noticias para los empleados que experimentan ansiedad de manera crónica en el trabajo o que la experimentan de vez en cuando es que pueden ayudar a su desempeño si pueden autorregular su comportamiento .

“Gestionar la ansiedad puede lograrse reconociendo y abordando los desencadenantes de la ansiedad en el lugar de trabajo, pero también siendo consciente de cómo aprovecharla para impulsar el rendimiento”, dijo Cheng.

Chang comentó finalmente que hay muchas estrategias que las organizaciones pueden usar para ayudar a los empleados. Algunos de estos incluyen capacitación para ayudar a aumentar la autoconfianza, ofrecer herramientas y recursos para realizar tareas en el trabajo así como equipar a los empleados con estrategias para reconocer, usar y manejar los sentimientos de ansiedad a través del desarrollo de la inteligencia emocional.

Fuente: Universidad de Toronto

Deja un comentario