Un ‘regalo’ para el futuro: El valor de redescubrir nuestros recuerdos

Según un nuevo estudio dirigido por la investigadora Tin Zhang de la Universidad de Harvard, lo que hoy consideramos ordinario, nos parecerá extraordinario tiempo después si de alguna forma, transformamos esas pequeñas experiencias en algo que vale la pena redescubrir en el futuro  para aumentar nuestro bienestar emocional. Pero para poder disfrutar de esos detalles durante muchos años, y de las sensaciones positivas con las que los relacionamos, hay que saber preservarlos  correctamente.  

Lo que a por si solo una entrada de un concierto o el primer libro que nos regaló alguien es una mera cosa material,  en el fondo, lleva aparejada una carga emocional que tiene un gran valor inesperado y positivo en nuestras vidas. ¿Pero qué podemos hacer para conservar los recuerdos valiosos?. A continuación veamos algunos ejemplos para que el paso del tiempo no se lo lleve todo.

A pesar de que la documentación de las actividades de todos los días puede parecer trivial, cuatro experimentos presentados en el estudio que aquí reportamos revelan que la creación de registros del presente genera beneficios inesperados al permitir redescubrimientos futuros.

En el experimento 1, se utilizó un paradigma de “cápsula del tiempo” para demostrar que las personas subestiman el grado en el que volver a descubrirlas experiencias del pasado será estimulante e interesante en el futuro.

En los experimentos 2 y 3, se encontró que las personas son particularmente propensas a subestimar el placer de volver a redescubrir  experiencias extraordinarias.

Por último, el experimento 4 demostró que subestimar el placer de redescubrir recuerdos conduce a decisiones en el tiempo incoherente: los individuos renuncian a la oportunidad de documentar el presente, pero después, prefieren volver a descubrir esos momentos en el futuro y muchas veces ya no hay el objeto que nos permita reconectarnos con el momento o persona significativa.

Subestimar el valor del redescubrimiento de recuerdos está vinculado a la creencia errónea de la gente en confiar en su memoria para traer a la memoria los acontecimientos a voluntad. Al documentar el presente, las personas se proporcionan a sí mismas la oportunidad de redescubrir momentos cotidianos que de otra manera han sido olvidados.

Fuente: Zhang, Ting, Tami Kim, Alison Wood Brooks, Francesca Gino, and Michael I. Norton. “A ‘Present’ for the Future: The Unexpected Value of Rediscovery.”Psychological Science 25, no. 10 (October 2014): 1851–1860.

Deja un comentario