Una buena noche de sueño hace más fácil el acceso a nuestros recuerdos

Una investigación llevada a cabo en conjunto con la Universidad de Exeter en Inglaterra y el Centro Vasco de Cognición, Cerebro y Lenguaje encontró que, después de una buena noche de sueño, somos más propensos a recordar hechos que no podríamos recordar mientras estamos despiertos.

El estudio siguió los recuerdos de personas sobre palabras inventadas que aprendieron ya sea antes de una noche de sueño, o en un periodo equivalente a la vigilia. A los participantes se les pidió recordar las nuevas palabras inmediatamente después de la exposición a estas, y luego otra vez después de un período de sueño.

La investigación encontró que, en comparación con el estado de vigilia, el dormir ayuda más a rescatar recuerdos.

“El sueño casi duplica las posibilidades de recordar el material previamente no recordado,” dijo el Dr. Nicolas Dumay, quien es un psicólogo experimental de la Universidad de Exeter y autor principal del estudio.

“El impulso posterior a dormir a acceder a la memoria puede indicar que algunos recuerdos se agudizan durante la noche. Esto apoya la idea de que, durante el sueño, se ensaya activamente la información importante”.

El Dr. Nicolas Dumay agregó que él cree que el impulso de la memoria viene del hipocampo, que descomprime episodios recientemente codificados y los reproduce a regiones del cerebro originalmente involucradas en su captura. Esto nos lleva a ser más eficaces en volver a experimentar los acontecimientos más importantes del día.

El impacto beneficioso del sueño sobre la memoria está bien establecido, se sabe que el sueño ayuda a recordar las cosas que hicimos, o escuchamos, el día anterior. La idea de cómo hacer que los recuerdos puedan ser más vívidos y accesibles durante la noche aún no se ha explorado, según el Dr. Nocolas Dumay.

“Se necesita más investigación”, añadió finalmente el Dr. Nicolas Dumay, “sobre todo en investigar más sobre si los recuerdos son accesibles en una amplia gama de contextos, de ahí su importancia y los beneficios en la vida real”.

Fuente: Revista Cortex

Deja un comentario