UNA MALA FUNCIÓN CEREBRAL EN LAS PERSONAS MAYORES ESTÁ ASOCIADA CON LOS PROBLEMAS DE SUEÑO

Los problemas del sueño están asociados con una peor memoria y función ejecutiva en las personas mayores, según concluye una investigación publicada este viernes en ‘Plos One’ por investigadores de la Universidad de Warwick, en Reino Unido. El estudio mostró que existe una asociación entre la calidad y la duración del sueño y la función cerebral que cambia con la edad.

Los autores analizaron datos sobre el sueño y funciones cerebrales de 3.968 hombres y 4.821 mujeres que participaron en el ‘Estudio  Longitudinal sobre el Envejecimiento’ (ELSA, por sus siglas en inglés). Los participantes informaron sobre la calidad y cantidad de sueño durante el periodo de un mes.

En los adultos de edades comprendidas entre 50 y 64 años de edad, un sueño escaso (8 horas por noche) se asociaron con puntuaciones más bajas de la función del cerebro. Por el contrario, en los adultos de más edad (entre 65 y 89 años) se registraron puntuaciones de la función del cerebro más bajas sólo en el sueño largo.

“Seis u ocho horas de sueño por noche son particularmente importantes para el funcionamiento óptimo del cerebro en los adultos más jóvenes”, afirma la doctora Michelle A. Miller, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Warwick.

A su juicio, estos resultados son consistentes con su investigación anterior, que mostró que las 6-8 horas de sueño por noche eran óptimas para la salud física, incluyendo el riesgo más bajo de desarrollar obesidad, hipertensión, diabetes, enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares.

Curiosamente, en los años previos a la jubilación de los adultos más jóvenes, la calidad del sueño no tenía ninguna asociación significativa con puntuaciones de la función del cerebro, mientras que en los adultos mayores (> 65 años), se encontró una relación significativa entre la calidad del sueño y los resultados observados.

“El sueño es importante para la buena salud y el bienestar mental”, dice el profesor Francesco Cappuccio, también de la Universidad de Warwick. “La optimización del sueño a una edad avanzada puede ayudar a retrasar el deterioro de la función cerebral visto con la edad o incluso puede retardar o prevenir el rápido descenso que conduce a la demencia”, argumenta este experto.

Fuente: http://www.infosalus.com/

Deja un comentario