NOTICIAS

20 de marzo: Día Internacional de la Felicidad

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Aunque mucha gente todavía no lo sabe, desde el año 2013, cada 20 de marzo se celebra en todo el mundo el Día Internacional de la Felicidad. Y esto se debe a que la Organización de las Naciones Unidas instauró el 20 de marzo como el día “para ser feliz, naturalmente”.

La iniciativa para la creación del Día Internacional de la Felicidad partió de Bután, un país que desde principios de la década de 1970 mide el valor de la felicidad nacional sobre el de los ingresos nacionales.

Situado sobre el borde oriental de la cordillera del Himalaya, al sur de China y al noreste de la India, Bután es un pequeño reino budistacon una superficie de 38.394 y una población que apenas llega a 800 mil habitantes, según datos de 2017.

El 2 de junio de 1974, a los 18 años, Jigme Singye Wangchuck se coronó rey de Bután tras la muerte de su padre y en su discurso dijo: “La felicidad interior bruta es mucho más importante que el producto bruto interno”.  Desde aquel día, esa filosofía ha guiado el modelo de desarrollo de este país, donde consideran que el modo de medir el progreso no está relacionado únicamente con indicadores económicos sino también con factores psicológicos o psicosociales.

Así, cada dos años, los ciudadanos de Bután deben completar una encuesta de 180 preguntas que incluyen aspectos para valorar bienestar psicológico, uso del tiempo, vitalidad de la comunidad, cultura, salud, educación, diversidad ambiental, nivel de vida y relación con el gobierno. De allí surge su famoso índice nacional de felicidad bruta o felicidad bruta interna.

Como un dato interesante los tres países más felices del mundo son escandinavos, siendo el primero Finlandia, seguido de Dinamarca y después Noruega. México se encuentra en el lugar 23.

Los países de Latinoamérica fueron los que tuvieron un puntaje más alto en la variable de soporte social gracias a los fuertes lazos familiares y con amigos que hay en la región, se lee en el reporte. Los países menos felices se encuentran principalmente en África, siendo Sudán del Sur el lugar 156. Venezuela fue el país que más perdió en cuanto a valuación de felicidad.

Pero, ¿ qué es la felicidad? La palabra viene del latín felicitas, la diosa que en la mitología romana personificaba el éxito y la buena suerte. Según la Real Academia Española, la felicidad indica “satisfacción, gusto” o “el estado de ánimo que se complace en la posesión de un bien”.

Para la ciencia, la felicidad tendría que ver con un proceso bioquímico relacionado con un conjunto de hormonas como la serotonina, la dopamina, la endorfina y la oxitocina que regulan el estado de ánimo entre otras funciones del sistema nervioso.

De acuerdo con el doctor en ciencias biológicas Diego Golombek, la felicidad se puede inducir. “Cuando uno fuerza una sonrisa o se pone un lápiz entre los dientes, el cerebro piensa que uno está más contento”, cuenta el autor de “La ciencia es eso que nos pasa mientras estamos ocupados haciendo otras cosas”.

“¿Para qué ser felices?”, se pregunta Golombek: “Para estar más sanos. Las personas felices son más saludables. Tener amigos también ayuda a ser feliz y también ayuda a estar más sanos”.

Y el dinero, ¿hace a la felicidad? Para la ONU el bienestar económico es fundamental. La resolución de la Asamblea General reconoce “la necesidad de que se aplique al crecimiento económico un enfoque más inclusivo” que promueva “el desarrollo sostenible, la erradicación de la pobreza, la felicidad y el bienestar de todos los pueblos”.

Fuentes: Milenio, El Diario de Cuyo y El Comercio

Deja un comentario