AUTOAYUDA

3 razones por las que las personas no cambian los hábitos poco saludables y qué hacer para lograrlo

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

3 razones por las que las personas no cambian los hábitos poco saludables y qué hacer para lograrlo.

Cumplir con tus propósitos de Año Nuevo puede ser difícil. Algunos ejemplos de promesas son: perder peso, comer mejor, aprender nuevas aficiones o comprometernos a vivir la vida al máximo. Pero muchas veces, no las cumplimos.

¿Por qué es tan difícil cumplir con nuestros propósitos? Laurent Amzallag guru del fitness y de un sano estilo de vida nos dice en este artículo que como entrenador personal con frecuentemente trabaja con personas en este tema, y comenta que se trata de tres razones, las cuales veremos a continuación

  1. Tendemos para hacer grandes promesas en lugar de pequeños cambios.

Nuestro cerebro se adapta mejor a los micro objetivos. Agregar o reducir un elemento es más fácil que tratar de cambiar todo de una vez.

Céntrate en una cosa primero, esto es lo más importante para ti. Piensa en pequeño.

Si el propósito es intentar reducir los azúcares o los carbohidratos de tu dieta, comienza por reducir una cosa mala en lugar de escapar cada vez que veas un pastel. ¿Comes helado todas las noches mientras ves la televisión? Hagamos que el lunes por la noche sea la noche oficial sin helados. Empieza con eso.

Como todo en la vida, una vez que comience a cortar algo como el azúcar, tu deseo se disipará lentamente hasta llegar al punto en que tus antojos disminuirán considerablemente.

Lo mismo es cierto para el ejercicio.

Si prometes hacer todo tipo de ejercicio, nunca lo harás. En su lugar, comienza con un paseo. Una vez que comiences a darte cuenta de lo maravilloso que se siente después de este ejercicio moderado, desearás agregar otros días de acondicionamiento físico a tu programa semanal.

Se trata de la sostenibilidad. Crea un plan con el que puedas seguir el resto de tu vida.

  1. Nos ponemos impacientes.

Recuérdate que esto llevará tiempo; La paciencia es crucial para cambiar hábitos o comportamientos.

¿Cuánto tiempo? Podría ser desde unas semanas hasta meses. Realmente depende de qué tan fuerte sea tu deseo y cuán disciplinado seas.

Si volver a estar en forma es tu propósito de tu Año Nuevo, es posible que tengas que esforzarte al principio para despertarte una hora antes hasta que se convierta en tu nuevo patrón. Siempre es difícil antes de que sea fácil. Pero nada bueno viene sin algún sacrificio, ¿verdad?

Cada vez que repites algo (bueno o malo), en realidad estás ayudando a tu cerebro a crear un nuevo camino neuronal. ¿Alguna vez has pensado porque te cepillas los dientes por la noche? Ya no lo haces, porque lo has hecho durante tanto tiempo que se ha vuelto automático. El patrón de un nuevo habito es el mismo para cada caso.

¿Qué pasa contigo? ¿Qué te trae más alegría? ¿Te sientes con más energía, más feliz y más saludable después de un entrenamiento o en lugar de ir a la hora feliz en el bar local?

  1. A menudo nos comparamos con los demás.

Solo porque Georgina en contabilidad perdió 5 kilos para el 10 de enero, eso no debería ser una razón para dudar de ti mismo o rebajarte porque aún no has perdido un gramo. Cada persona es diferente y los cambios sucederán a un ritmo diferente, incluso si se le aplica el mismo régimen de ejercicio y dieta.

En su lugar, concéntrate en tus nuevos cambios saludables en lugar de detenerte donde deberías estar en una fecha determinada. Es saludable darse un marco de tiempo razonable para lograr una meta. Lo que no es saludable, es abatirse porque alguien más alcanzó sus metas antes que tu.

Así que, ¿qué hemos aprendido?

Todos tienen lo necesario para cambiar su cuerpo, cuenta bancaria o cualquier otra cosa que desee mejorar en 2019. Todo lo que necesitas hacer es concentrarte en cambiar ciertos comportamientos necesarios para el éxito. Si algo que estás haciendo en este momento no funciona, cámbialo y ve qué sucede. Todos somos diferentes.

No venimos con un manual universal. Lo único que es universal es el comportamiento necesario para tener éxito.

Centrarse en el cambio en lugar de resultados.

Así que adelante y crea nuevas vías neuronales. Comienza tus mañanas con un solo ejercicio, especialmente si estás abrumado por el tiempo. Lleve tu almuerzo al trabajo, manten una botella de agua llena en tu escritorio, camina por la oficina cada dos horas, reduce una cosa mala de tu dieta, rodéate de un “grupo de apoyo” que te mantendrá comprometido con tus propósitos.

Concéntrate en hacer algo todos los días que te ayude a acercarte a tu meta: duerma más, incluye ejercicios de respiración antes de irte a la cama y celebra las pequeñas victorias. Estos son algunos de los hábitos que usan las personas exitosas. Funcionan para ellos y pueden funcionar para ti.

Fuente: www.today.com

Deja un comentario