SALUD MENTAL

7 horas de sueño parece ser un número óptimo para reducir el riesgo de mortalidad

PAD
Edición de Contenido por PAD

Los autores de un estudio de julio de 2020 publicado en línea en Diabetologia indican que siete horas de sueño parecen ser un número óptimo para reducir el riesgo de “mortalidad por todas las causas”, particularmente en personas que tienen diabetes. De hecho, escriben que los pacientes diabéticos que duermen ocho horas o más muestran un mayor riesgo de cáncer y aquellos que permanecen en cama 10 horas o más tienen una mayor probabilidad de desarrollar una enfermedad cardiovascular.

Sus hallazgos están en línea con las conclusiones anteriores de científicos de la Universidad de California en San Diego de que “la mejor supervivencia en el adulto promedio se encontró entre los que dormían siete horas por noche” y los que informaron haber dormido ocho horas o más o seis horas o menos “experimentó un riesgo de mortalidad significativamente mayor”. Otros investigadores sugieren que la duración más saludable del sueño puede estar ligada al ritmo circadiano, que el reloj biológico interno, que regula los ciclos de sueño y vigilia, está asociado con los genes de uno y varía en cada individuo.

Pero los expertos están de acuerdo en que las cantidades crónicamente insuficientes de sueño están relacionadas con una variedad de problemas de salud física y psicológica, que incluyen impedimentos para pensar, juzgar, resolver problemas y razonar; deficiencias de memoria; depresión y trastornos del estado de ánimo; enfermedades neurológicas, como el Alzheimer; la obesidad; y mayores riesgos de hipertensión, enfermedad cardiovascular, accidente cerebrovascular, incluso muerte prematura. La falta de sueño también es una de las principales causas de accidentes automovilísticos. Conducir somnoliento es similar a conducir ebrio. Mientras tanto, un artículo de diciembre de 2018 en la revista Sleep señala que una persona que duerme, en promedio, solo cuatro horas por noche, envejece su cerebro ocho años.

Los científicos están de acuerdo en que queda mucho por aprender sobre el sueño, a pesar de años de investigación. Lo que se sabe es que el cerebro utiliza el sueño para eliminar los desechos metabólicos de sus estructuras, incluida la amígdala, que desempeña un papel importante en el estado de ánimo, la memoria y las emociones.

Algunos expertos sostienen que una buena noche de sueño puede incluso servir como una especie de fuente de juventud al mantener las células madre de una persona en estado de latencia. En Nature, los científicos alemanes dicen que el sueño inadecuado ejerce un estrés continuo sobre las células madre hematopoyéticas y promueve su envejecimiento prematuro. Mantener estas células en niveles constantemente altos de excitación y actividad, que es como correr un maratón tras otro, puede provocar su descomposición y, finalmente, el fracaso para reparar el daño del ADN en las células. El envejecimiento ocurre cuando el daño al ADN se acumula en las células madre y afecta su capacidad normal para mantener un tejido sano.

Quizás la cita atribuida a Mesut Barazany sea cierta: “Tu futuro depende de tus sueños , así que vete a dormir”.

Fuente: Psychology Today

Deja un comentario