OTRAS FUENTES

Adolescencia y conductas temerarias

adolescencia-y-conductas-temerarias
Curación de Contenido por Gloria Remírez

A menudo se dan conductas temerarias en la adolescencia. Tradicionalmente se han venido atribuyendo a la inmadurez y a conflictos varios de la personalidad en desarrollo. Sin embargo, un nuevo estudio parece haber dado con la explicación definitiva.

La parte del cerebro que hace que los adolescentes quieran correr riesgos se llama sistema socio-emocional. El centro de control cognitivo del cerebro, por su parte, ayuda a evitar que los adolescentes actúen siguiendo esos impulsos.

El equipo integrado, entre otros, por Curtis Johnson y Grace McIlvain, de la Universidad de Delaware en Estados Unidos, ha completado una investigación cuyos resultados sugieren que estas dos regiones cerebrales maduran físicamente a ritmos diferentes y que los adolescentes con grandes diferencias en el ritmo de desarrollo entre estas dos regiones cerebrales tienen más probabilidades de asumir riesgos grandes durante esta etapa de su vida.

Un aspecto innovador de esta investigación es que sus autores emplearon una técnica llamada elastografía por resonancia magnética para medir de manera segura las propiedades mecánicas del tejido cerebral como indicación del grado de desarrollo del cerebro, en vez de emplear una técnica que activase esas dos regiones.

[Img #61748]

Grace McIlvain (derecha) y Curtis Johnson. (Foto: Kathy F. Atkinson)

La elastografía por resonancia magnética es un método para obtener imágenes de las propiedades mecánicas de tejidos vivos mediante un escáner de resonancia magnética. En pocas palabras, los investigadores toman fotos de cómo el cerebro se deforma o se dobla al vibrar con bajas frecuencias, y luego procesan esas imágenes mediante un algoritmo específico para, en cierto modo, hacer “ingeniería inversa“ de lo que está sucediendo.

Las vibraciones de la elastografía por resonancia magnética no entrañan riesgos para todas las edades y proporcionan menos movimiento del que ocurre naturalmente en el cerebro. (Fuente: NCYT de Amazings)