SOCIAL

¿Afecta el estatus social a la generosidad?

PAD
Edición de Contenido por PAD

Una nueva investigación conducida por Nicholas Hays profesor de la Universidad Estatal de Michigan da a conocer que las personas que creen que se “merecen” su alta posición social son a menudo menos generosas que las personas influyentes que acreditan su posición prominente a otros factores. Este proyecto de investigación es uno de los primeros de su tipo.

Por otro lado, esta investigación también indica que las personas que fueron generosas en su camino hacia un estatus social alto, pueden llegar a ser menos generosas, una vez que llegan a esta posición.

“Las personas prominentes que no sienten que su estado es justo y equitativo tienden a ser más generosas con los demás para aliviar esa sensación de falta de equidad”, explicó Hays.

“Un número significativo de investigaciones sugieren que los efectos de la situación social en la generosidad dependen del merecimiento, lo que significa que las personas de alto rango no siempre se comportan de forma egoísta, sino que  se preocupan más en si merecen o no su posición”, dijo Hays.

En estudios separados con más de 1.200 participantes en total, Hays y Steven Blader, profesor de la Universidad de Nueva York, examinaron los efectos de la situación social en la generosidad.

Estudios anteriores han examinado los efectos del poder, que se define como el control sobre los recursos, donde el estatus es respetado por los demás – y han encontrado que los poderosos tienden a ser más egoísta independientemente de si su posición es justa o equitativa.

Pero Hays y Blader, en sus seis estudios, encontraron que las personas de alto estatus que se sentían dignas de su rango eran en realidad menos generosas y que las personas de alto estatus que se sentían indignas eran en realidad más generosas.

Investigaciones anteriores también han encontrado que la generosidad a menudo conduce a un alto estatus social.

El presente estudio va  un paso más allá al considerar lo que sucede después de que la gente ha alcanzado un estatus alto.

“En nuestra investigación hemos demostramos que la generosidad no puede persistir una vez que las personas han alcanzado un alto estatus”, dijo Hays. “Depende más bien de si se sienten que este estatus lo merecen o no.”

Fuente: Journal of Personality and Social Psychology

Deja un comentario