BIOGRAFIAS

Albert Ellis: Vida y obra en pocas palabras

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Albert Ellis considerado por muchos el padre de la la Terapia Racional Emotiva Conductual, nació en una familia judía el 27 de septiembre de 1913 en Pittsburgh Pelsivania y se crió en Nueva York. Fue el mayor de 3 hermanos. El padre de Ellis era un hombre de negocios, actividad en la que tuvo poco éxito, y por la que convivió poco con sus hijos con los que además era poco cariñoso.

Ellis retrató a su madre como una mujer ensimismada con trastorno bipolar. A veces, de acuerdo con Ellis, era una “cotorra bulliciosa que nunca escuchaba”. Exponía sus opiniones sobre muchos temas firmemente, pero raramente proveía bases objetivas para estos puntos de vista. Como su padre, la madre de Ellis era emocionalmente distante con sus hijos. Ellis contaba que ella dormía cuando él se iba a la escuela, y no solía estar en casa cuando volvía. Sin embargo, en vez de quejarse de sus amargos sentimientos, tomó la responsabilidad de cuidar a sus hermanos. Despertaba y vestía a sus hermanos pequeños, para lo cual compró un reloj con su propio dinero. Cuando sobrevino la Gran depresión, los tres hermanos tuvieron que empezar a trabajar para ayudar a la familia.

Ellis fue un niño enfermizo y sufrió numerosos problemas de salud en su juventud. A la edad de cinco años fue hospitalizado por una enfermedad renal .También fue hospitalizado con amigdalitis, que derivó a una grave infección estreptocócica requiriendo cirugía de emergencia. Ellis declaró que tuvo ocho hospitalizaciones entre los cinco y los siete años, una de éstas duró cerca de un año. Sus padres le proporcionaron escaso apoyo emocional durante este periodo, raramente le visitaron y consolaron. Ellis afirmaba que aprendió a enfrentar sus adversidades de tal forma que había “desarrollado una indiferencia creciente hacia esta negligencia”. La enfermedad continuó siguiéndole a lo largo de su vida, a la edad de 40 años desarrolló diabetes.

Ellis tenía un temor exagerado a hablar en público y durante su adolescencia fue extremadamente tímido con las mujeres. A los 19 años se obligó a hablar con 100 mujeres en el jardín botánico de Bronx en Nueva York durante el periodo de un mes. A pesar de no haber conseguido ninguna cita, informó que se había desensibilizado a sí mismo de su miedo al rechazo de las mujeres.

Ellis concentró su atención en hacerse el Gran Novelista Americano. Tambien consideró la posibilidad de estudiar contabilidad en la universidad; en hacer suficiente dinero como para retirarse a los 30 y escribir sin la presión de la necesidad económica. La Gran Depresión estadounidense puso punto final a su anhelo, pero logró llegar a la universidad en 1934, graduándose en administración de empresas en la City University of New York. Su primera incursión aventurera en el mundo empresarial fue la de un negocio de parches de pantalones junto a su hermano. Buscaron juntos en tiendas de vestidos todos aquellos pantalones que necesitasen remates para adaptar igualmente los abrigos de sus clientes. En 1938, Albert llegó al puesto de director de personal de una firma novedosa.

Ellis empleó la mayoría de su tiempo libre en escribir historias cortas, obras teatrales, novelas, poesía cómica, ensayos y libros de no-ficción. Cuando alcanzó los 28 años, ya había terminado al menos dos docenas de manuscritos completos, pero aún no había logrado que se los publicasen. Se percató entonces de que su futuro no descansaría sobre la escritura de ficción, por lo que se dedicó exclusivamente a la no-ficción, a promover lo que él llamaría la “revolución sexual-familiar”.

En el momento en que la Universidad de Columbia le premió con su doctorado en 1947, Ellis llegó a la convicción de que el psicoanálisis era la forma más profunda y efectiva de terapia. Decidió entonces alistarse en un análisis didáctico y se volvió “un analista brillante en los siguientes años”. En aquel momento, el instituto psicoanalítico rechazaba entrenar a psicoanalistas que no fueran médicos, pero esto no impidió que Ellis encontrase un analista dispuesto a llevar a cabo su entrenamiento dentro del grupo de Karen Horney. Ellis completó su análisis y empezó a practicar psicoanálisis clásico bajo la dirección de su maestro.

A finales de los 40 ya enseñaba en la Rutgers y en la Universidad de Nueva York y era el jefe de psicología clínica en el New Jersey Diagnostic Center y posteriormente en el New Jersey Department of Institutions and Agencies.

Pero la fe de Ellis en el psicoanálisis rápidamente se fue abajo. Descubrió que cuando atendía a sus clientes solo una vez a la semana o incluso cada dos semanas, progresaban igualmente que cuando les veía diariamente. Empezó a adoptar un papel más activo, combinando consejos e interpretaciones directas de la misma forma que hacía cuando aconsejaba a familias o en problemas sexuales. Sus pacientes parecían mejorar más rápidamente que cuando utilizaba procedimientos psicoanalíticos pasivos. Y esto sin olvidar que antes de estar en análisis, ya había trabajado muchos de sus propios problemas a través de las lecturas y prácticas de filosofías de Epícteto, Marco Aurelio, Spinoza y Bertrand Russell, enseñándoles a sus clientes los mimos principios que le habían valido a él.

En 1955 Ellis ya había abandonado completamente el psicoanálisis, sustituyendo la técnica por otra centrada en el cambio de las personas a través de la confrontación de sus creencias irracionales y persuadiéndoles para que adoptaran ideas racionales. Este papel hacía que Ellis se sintiese más cómodo, dado que podía ser más honesto consigo mismo. “Cuando me volví racional-emotivo”, dijo una vez, “mis propios procesos de personalidad verdaderamente empezaron a vibrar”.

Publicó su primer libro “Como Vivir con un Neurótico” en 1957. Dos años más tarde constituyó el Instituto para una Vida Racional, donde se impartían cursos de formación para enseñar sus principios a otros terapeutas. Su primer gran éxito literario, El Arte y Ciencia del Amor el cual  apareció en 1960.

Durante sus últimos años colaboró con el Dr. Michael S. Abrams, con quien trabajó en varias ocasiones, en su único libro de texto “Teorías de personalidad: Perspectivas Críticas” El penúltimo libro de Ellis fue una autobiografía titulada “¡Todos fuera!”. El libro fue dedicado y contribuido junto con su esposa, la Dra. Debbie Joffe, quien Ellis describió como “El amor más grande de toda mi vida”. También confió a ella el legado de la TREC (la Terapia Racional Emotiva Conductua).

A pesar de su serie de problemas de salud y una pérdida auditiva profunda, Ellis nunca dejó de trabajar sin descanso con sus actividades profesionales, trabajaba al menos 16 horas al día, escribiendo libros a mano, visitaba a sus clientes y impartía enseñanza. Su esposa Debbie Joffe, psicóloga australiana, le ayudaba en su trabajo. Luego, en abril de 2006, Ellis fue hospitalizado con neumonía, y pasó más de un año yendo y viniendo entre el hospital y un centro de rehabilitación. Finalmente regresó a su residencia en la planta superior del Instituto Albert Ellis, donde falleció en los brazos de su esposa. En el momento de su muerte el 24 de julio de 2007, cuando él tenía 93 años, había sido autor y coautor de más de 80 libros y 1.200 artículos (incluidos los 800 artículos científicos) durante su vida. A principios de 2011 el libro “Terapia racional emotiva conductual” por el Dr. Albert Ellis y su esposa la Dra. Debbie Joffe de Ellis fue publicado por la Asociación Americana de Psicología.

Albert Ellis fue una figura conocida dentro y fuera de la psicología por su originalidad asombrosa, sus ideas provocadoras, y su personalidad.

Fuente: http://michelle3194.wordpress.com   

Deja un comentario