EDUCATIVA

Algunas características de los e-books o libros digitales hacen que sea más lento el aprendizaje en los niños

PAD
Edición de Contenido por PAD

Una nueva investigación sugiere que la lectura de libros electrónicos o digitales (e-books) con sonido, animación y juegos que no están mucho relacionados con el contenido de la historia puede reducir el aprendizaje en los niños pequeños.

Investigadores de la Universidad de California, Irvine (UCI) descubrieron que algunas características adicionales de los libros digitales son una distracción para los niños entre las edades de tres y cinco.

“Con la adopción generalizada de las tabletas, el uso de los libros electrónicos o digitales para jóvenes sigue en aumentando”, dijo la investigadora principal del estudio Stephanie Reich, profesora asociada en educación en la UCI.

“Los preescolares pueden aprender igual de bien – y, a veces más – con libros electrónicos diseñados apropiadamente como los libros impresos, pero los libros digitales  aparentemente mejorados a menudo tienen funciones que distraen más que educar, por lo que la selección cuidadosa de estos es vital”.

Reich, junto con la Dra. Joanna Chung Yun-Yau y el profesor Marcos Warschauer, realizaron una revisión sistemática comparativa de los estudios que existen hasta la fecha de libros impresos y libros electrónicos con niños de cinco años o menos.

El equipo de investigadores encontró que la comprensión de un niño puede ser facilitada cuando la información contenida en los libros electrónicos se presenta a través de los modos visuales y auditivos relacionados con la narración. Por ejemplo, la música de suspenso puede jugar un papel vital cuando el lobo feroz se acerca, o libros del alfabeto pueden hacer el sonido de la letra cuando es tocada.

Sorprendentemente, los investigadores también descubrieron características que sirven sólo como una función decorativa – tales como la simulación de audio de los árboles que se mueven con el viento – pueden causar sobrecarga cognitiva, lo que impide la comprensión de la historia.

Independientemente del formato de un libro – impreso o digital – los jóvenes aprenden más cuando las experiencias sobre la lectura es compartida o hay una discusión de la historia, el texto y los personajes ya que mejoran el desarrollo del lenguaje y la alfabetización.

Sin embargo, los investigadores observaron que durante la lectura de libros electrónicos, el adulto y el niño más a menudo hablan de la plataforma, mientras que las conversaciones de los libros impresos es más frecuentemente acerca de la historia.

“El ritmo de los estudios sobre los libros electrónicos no se ha mantenido con la velocidad de la creación de nuevos libros digitales”, dijo Reich.

“Se necesita más investigación sobre la eficacia de los libros digitales en comparación con los libros impresos tradicionales para el aprendizaje de los niños para que los padres y educadores pueden ser consumidores críticos de estas tecnologías.”

Fuente: Journal of Developmental & Behavioral Pediatrics

Deja un comentario