Psicología al Día

Bienestar emocional

Cada año, el Informe Mundial Sobre la Felicidad proporciona una clasificación completa de los países más felices del mundo. Por cuarto año consecutivo, Finlandia obtuvo el ranking como el país más feliz del mundo, con Islandia, Dinamarca, Suiza y los Países Bajos no muy atrás.

Si bien hay mucho que ganar con las comparaciones país por país, otra forma de leer el informe es buscar las enseñanzas ocultas de conocimiento que podemos utilizar para ser más felices en nuestras propias vidas. Aquí hay tres perspectivas del informe de este año que no deben pasarse por alto.

Perspectiva No. 1: la benevolencia es más importante para la felicidad que el salario

Los datos muestran claramente que las personas son más felices en sociedades donde existe un alto grado de confianza entre las personas. Una forma de saber esto es a partir de una pregunta hipotética de “benevolencia” incluida en el Informe mundial sobre la felicidad, que dice:

“Imagina que perdiste una billetera o bolso que contenía $200. Indique la probabilidad de que le devuelvan todo el dinero si lo encuentra alguien que vive cerca”.

Las personas que piensan que es muy probable que se les devuelva la billetera perdida con todo el dinero son aproximadamente 1 punto más felices en una escala de felicidad de 0 a 10. Eso es significativo, ya que representa la diferencia de felicidad promedio entre los ciudadanos de Finlandia (en el puesto 1 en felicidad) y la República Checa (en el puesto 16) o los ciudadanos de los Estados Unidos (en el puesto 14) y Mongolia (en el puesto 45).

Otra forma de cuantificar el efecto de la benevolencia social sobre la felicidad es compararlo con otros factores que influyen en la felicidad. Aquí, los investigadores estiman que la benevolencia tiene más del doble de peso que lo que se esperaría de duplicar el salario anual. En otras palabras, el salario importa, pero vivir en una sociedad benevolente importa más, mucho más.

“Hay un bono de felicidad cuando las personas tienen la oportunidad de ver la bondad de los demás en acción y de estar al servicio de ellos mismos”, dicen los investigadores.

Perspectiva No. 2: el empleo es primordial, incluso durante una pandemia

Una gran cantidad de investigaciones sugiere que tener un fuerte “sentido de propósito” es vital para nuestro bienestar psicológico. Una de las principales formas en que obtenemos nuestro sentido de propósito es a través de nuestros trabajos. Por lo tanto, no debería sorprender que las personas desempleadas exhiban niveles significativamente más bajos de felicidad y niveles significativamente más altos de ansiedad y depresión que las personas con trabajos a tiempo parcial o completo.

Los investigadores encontraron que la satisfacción con la vida de las personas empleadas era aproximadamente 1,2 puntos más alta en la escala de satisfacción con la vida de 0 a 10.

Además, el empleo fue uno de los determinantes más importantes de la satisfacción con la vida durante la pandemia. En algunos casos, los países que fueron más efectivos en mantener a sus ciudadanos trabajando, especialmente sus trabajadores poco calificados, mostraron más resiliencia psicológica a través de la pandemia.

Perspectiva No. 3: una pandemia puede cambiar la forma en que trabajamos, pero no cambia lo que nos hace felices en nuestro trabajo

Los investigadores también investigaron qué hace feliz a las personas en el trabajo. Específicamente, analizaron hasta qué punto la felicidad en el lugar de trabajo estaba definida por las siguientes 11 características:

  1. Sentir que logramos nuestros objetivos en el trabajo.
  2. Tener un sentido claro de propósito
  3. Sentirse apreciado
  4. Sintiendo un sentido de pertenencia
  5. Tener flexibilidad de tiempo y ubicación
  6. Trabajar en un entorno inclusivo y respetuoso
  7. Aprendiendo en el trabajo
  8. Tener un gerente que nos ayude a tener éxito
  9. Recibir un pago justo
  10. Sentirse apoyado
  11. Confiar en nuestros compañeros

Descubrieron que los cuatro principales impulsores de la felicidad en el lugar de trabajo eran la pertenencia, la flexibilidad, la inclusión y el propósito. Curiosamente, tener un gerente útil fue la característica menos correlacionada con la felicidad en el lugar de trabajo.

Además, los investigadores rastrearon las respuestas de los empleados a estas preguntas durante los primeros meses de la pandemia, desde diciembre de 2019 hasta junio de 2020. Encontraron poca evidencia de que la pandemia influyera en los impulsores de la felicidad en el lugar de trabajo. Por ejemplo, no hubo cambios en el orden de las 11 características enumeradas anteriormente de diciembre a junio.

Los autores concluyen: “Incluso en tiempos turbulentos, el bienestar de los trabajadores depende en gran medida de impulsores consistentes y fundamentales. Como resultado, las organizaciones que cultivan entornos laborales para fomentar y mantener estos impulsores en los buenos tiempos también pueden estar mejor preparadas para resistir las crisis del mercado laboral y apoyar el bienestar de los empleados en tiempos de incertidumbre económica “.

Fuente:

Helliwell, John F., Richard Layard, Jeffrey Sachs, and Jan-Emmanuel De Neve, eds. 2021. World Happiness Report 2021. New York: Sustainable Development Solutions Network.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *