SALUD MENTAL

Aprovechando el poder del pensamiento negativo

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Aprovechando el poder del pensamiento negativo.

En los últimos años, hemos comenzado a reconocer los límites de ser implacablemente optimista. Hay un movimiento creciente de personas que nos impulsa a aprovechar el poder del pesimismo. El pesimismo está experimentando un extraño avivamiento en la filosofía. Eugene Thacker nos recuerda que, inevitablemente, todo terminará en ruina algún día. Aceptar esa percepción puede darnos una extraña sensación de consuelo y liberarnos para vivir.

En los círculos de autoayuda, las personas están comenzando a abrazar el pensamiento negativo al recurrir a filósofos estoicos como Séneca. En lugar de cerrar los ojos e imaginar el futuro perfecto, están sentados y tratando de imaginar el peor escenario. En lugar de imaginarse a sí mismos viviendo en una casa minimalista de lujo en una zona residencial, estos estoicos posmodernos intentan imaginarse a sí mismos durmiendo en una caja de cartón fuera de la estación de autobuses de alguna ciudad.

Estos ejercicios no son solo formas perversas de masoquismo psicológico. Cada vez hay más pruebas de que el pensamiento positivo puede impedir la acción. En un experimento, el psicólogo Gabriele Oettingen descubrió que las personas sedientas en el laboratorio a las que se les pedía que imaginaran un vaso de agua helada mostraban menos energía, lo que podía ponerlos en contacto con un vaso de agua real. En otro estudio, Oettingen descubrió que si bien a las personas que desarrollaron objetivos claros y definidos para el futuro les fue bien, otras personas que simplemente alimentaron fantasías positivas parecían tambalearse. Los psicólogos también han descubierto que el pesimismo puede motivarnos. Por ejemplo, un estudio realizado por Julie Norem y Nancy Cantor encontró que las personas a menudo adoptaban una postura pesimista para endurecerse contra futuras decepciones. Esto ayudó a motivarlos a emprender lo que de otra manera parecerían tareas insuperables. Trabajos más recientes sugieren que el pesimismo y el optimismo no son polos opuestos, sino sistemas separados en nuestros cerebros. No eres ni pesimista ni optimista. Puedes ser ambos al mismo tiempo, o cualquiera.

Quizás el pesimismo que infunde nuestra edad no es algo de lo que deberíamos rechazar. Tal vez el pesimismo podría obligarnos a considerar de manera realista el peor escenario posible. El pesimismo podría ayudarnos a endurecernos contra las inevitables ansiedades que trae el futuro. Una buena dosis de pesimismo puede motivarnos en nuestros intentos de abordar los problemas que enfrentamos. El pesimismo podría consolarnos e incluso liberarnos. Cuando se mezcla con cierto optimismo, el pesimismo puede ayudarnos a pensar de manera más sobria y realista sobre los desafíos que enfrentamos. Aunque ser pesimista es doloroso, ciertamente es mejor que albergar fantasías delirantes y poco realistas sobre el futuro.

Fuente: www.theguardian.com

Deja un comentario