Psicología al Día

acoso laboral

En 1956, Harold Garfinkel, sociólogo y etnometodólogo de la Universidad de California en Los Ángeles, publicó un artículo donde definía la Ceremonia de Degradación como “Cualquier trabajo comunicativo entre personas, por el cual la identidad pública de un actor es transformado en algo visto como más bajo en el esquema local de tipos sociales…” Esta requiere de tres actores: el denunciante, la víctima y los testigos. El denunciante es omnipotente. Este presenta sus palabras y acciones, no como opiniones personales, sino como comentarios divinos que representan las creencias y valores de la comunidad. La víctima es el objetivo del abuso y los testigos siguen el guion del denunciante o corren el riesgo de ser el próximo objetivo.

El denunciante selecciona a la víctima. Las víctimas son elegidas porque rompieron las normas del grupo. Dentro de una familia, se puede iniciar una Ceremonia de Degradación si la hija “perfecta” se sale de su papel de obediente y silenciosa y decide expresar las verdades de la toxicidad de su familia. En la comunidad del lugar de trabajo, se puede lanzar una ceremonia de degradación cuando un empleado creativo ofrece una solución innovadora a un problema arraigado que la organización preferiría mantener oculto. Para reforzar las normas del grupo, como las jerarquías estrictas y la lealtad, el denunciante inicia el chisme, la manipulación o el sabotaje en un esfuerzo por asustar a la víctima para que obedezca.

Si la víctima continúa operando fuera del estricto código de conducta del grupo, el denunciante redefinirá la situación, colocando a la víctima en el papel de perpetrador y, por lo tanto, haciendo necesaria su sanción.

El denunciante instruirá a los testigos, o miembros de la comunidad, a participar en el despojo de la dignidad de la víctima y la destrucción de su reputación bajo el pretexto de que tiene defectos innatos, insistiendo en que su amabilidad y años de actuación estelar fueron simplemente una farsa.

En su papel, la denunciante es juez, jurado y fiscal y este caso solo tiene un resultado aceptable: el exilio completo y total, imitando el comportamiento de manada de los animales en la naturaleza. Para obtener la plena aceptación de los testigos, el denunciante debe desintegrar toda admiración, buena voluntad y amistades asociadas con la víctima con el pretexto de que la víctima es innata y completamente mala. Este es un proceso de pensamiento en blanco y negro que exprime todo el espacio para preguntas y curiosidades.

Es traumatizante ser despojado ceremonialmente de la propia humanidad, y es este traumatismo lo que a menudo lleva a las víctimas de un ataque psicológico a experimentar consecuencias importantes y duraderas para la salud física y mental, siendo el suicidio el más grave.

La intimidación en el lugar de trabajo, en su esencia, es la degradación de una persona con menos poder, por posición o capital social, por una persona con más poder, con los objetivos finales de humillación pública , asesinato del carácter, daño a la reputación y exilio.

Una teoría de trabajo que ha surgido a partir de los datos recopilados es que el acoso laboral, en su forma más pura, es en realidad una Ceremonia de Degradación pública y extendida en la que un productor o denunciante innovador y destacado es expulsado de su comunidad laboral por romper normas culturales, como negarse a mantener el status quo o participar en el encubrimiento de irregularidades. El exilio de la víctima no satisfará al perpetrador. Para que concluya la Ceremonia de Degradación, la víctima también debe ser despojada de su dignidad y autoestima a través del acoso a gran escala, dirigido y prolongado.

Los casos de abuso a gran escala, en los que un gran número de agentes organizativos se unen al ataque, no ocurren en todas partes. La cultura debe estar lista para el terror. Como afirma Brown (2018), “… cuando la cultura de una corporación, organización sin fines de lucro, universidad, gobierno, iglesia, programa deportivo, escuela o familia exige que es más importante proteger la reputación de ese sistema y de quienes están en el poder que proteger la dignidad humana básica de las personas o las comunidades, puede estar seguro de los siguientes problemas:

  • La vergüenza es sistémica.
  • La complicidad es parte de la cultura.
  • El dinero y el poder triunfan sobre la ética.
  • La rendición de cuentas está muerta.
  • El control y el miedo son herramientas de gestión.
  • Y hay un rastro de devastación y dolor.

Analizar el acoso laboral a través de una lente sociológica nos permitirá poder tomar distancia y tomar acciones correctivas para desaparecer en una organización este ritual tal dañino en un entorno laboral.

Fuente: Psychology Today

Referencias bibliográficas:

Brown, B. (2018). Dare to lead: Brave work. Tough conversations. Whole hearts. New York: Random House.

Garfinkel, H. (1956). Conditions of successful degradation ceremonies. American Journal of Sociology, 61(5), 420–424.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *