NOTICIAS

Ciertos olores pueden mejorar la memoria

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Una nueva investigación sugiere que los recuerdos son más fuertes cuando las experiencias originales están acompañadas por olores desagradables. Los investigadores creen que este descubrimiento expande el conocimiento de lo que puede impulsar las respuestas pavlovianas. Además, el hallazgo apunta a cómo las experiencias negativas influyen en nuestra capacidad para recordar eventos pasados.

“Estos resultados demuestran que los malos olores son capaces de producir mejoras de la memoria tanto en adolescentes como en adultos, señalando nuevas formas de estudiar cómo aprendemos y recordamos experiencias positivas y negativas”, explica Catherine Hartley, profesora asistente en el Departamento de Educación de la Universidad de Nueva York.

Hartley es el autor principal del artículo, que aparece en la revista Learning and Memory.

“Debido a que nuestros hallazgos abarcan diferentes grupos de edad, este estudio sugiere que los olores aversivos podrían usarse en el futuro para examinar el aprendizaje emocional y los procesos de memoria en todo el desarrollo”, agrega Alexandra Cohen, becaria postdoctoral de la Universidad de Nueva York y autora principal del artículo.

El impacto de las experiencias negativas en la memoria se ha demostrado durante mucho tiempo, y nos resulta familiar.

Por ejemplo, si un perro lo muerde, puede desarrollar un recuerdo negativo del perro que lo mordió, y su asociación negativa también puede generalizar a todos los perros. Además, debido al trauma que rodea a la mordedura, es probable que recuerdes mejor que otras experiencias pasadas con perros.

“La generalización y la persistencia en la memoria de las asociaciones negativas aprendidas son características fundamentales de los trastornos de ansiedad, que a menudo surgen durante la adolescencia”, señala Hartley.

Para comprender mejor cómo las asociaciones negativas aprendidas influyen en la memoria durante esta etapa de desarrollo, los investigadores diseñaron y administraron una tarea de aprendizaje pavloviana a personas de 13 a 25 años de edad. En este tipo de tareas de aprendizaje a menudo se usan descargas eléctricas leves. En este estudio, los investigadores usaron malos olores porque pueden ser administrados éticamente en el estudio de los niños.

La tarea incluyó la visualización de una serie de imágenes que pertenecen a una de dos categorías conceptuales: objetos (por ejemplo, una silla) y escenas (por ejemplo, una montaña cubierta de nieve). Cuando los participantes del estudio vieron las imágenes, llevaban una máscara nasal conectada a un olfatómetro.

Mientras los participantes veían imágenes de una categoría, a veces se enviaban olores desagradables a través de la máscara a través del dispositivo; Mientras se veían imágenes de la otra categoría, se utilizó aire sin perfume.

Esto permitió a los investigadores examinar la memoria en busca de imágenes asociadas con un mal olor, así como para generalizar las imágenes relacionadas. En otras palabras, si la imagen de una silla estuviera asociada con un mal olor, ¿se mejoraría la memoria solo para la silla o para los objetos en general?

Lo que constituye un olor “malo” es algo subjetivo.

Por lo tanto, para determinar los olores que los participantes encontraron desagradables, los investigadores evaluaron a los sujetos antes del inicio del experimento, respiraron una variedad de olores e indicaron cuáles creían que eran desagradables.

Los olores eran mezclas de compuestos químicos proporcionados por un perfumista local e incluían aromas como el pescado podrido y el estiércol.

Cuando los sujetos vieron las imágenes, los científicos midieron la transpiración de la palma de las manos de los sujetos como un índice de excitación, una técnica de investigación común que se utiliza para confirmar la creación de una asociación negativa (en este caso, de un mal olor).

Un día después, los investigadores probaron la memoria de los participantes para las imágenes.

Sus hallazgos mostraron que tanto los adolescentes como los adultos mostraron una mejor memoria específicamente para las imágenes combinadas con el mal olor 24 horas después de ver estas imágenes.

También encontraron que las personas con respuestas de excitación más grandes en el momento en que pueden experimentar un mal olor o aire limpio mientras ven la imagen, independientemente de si se emitió o no un olor, tenían mejor memoria 24 horas después.

Los investigadores creen que esto sugiere que la imprevisibilidad o la sorpresa asociadas con el resultado llevan a una mejor memoria.

Fuente: Universidad de Nueva York/EurekAlert

Deja un comentario