OTRAS FUENTES

Cómo hacer una decoración minimalista

coacutemo-hacer-una-decoracioacuten-minimalista
Curación de Contenido por Gloria Remírez

El minimalismo se conoce como una tendencia o corriente artística que supone una decoración con pocos elementos. Resulta ser un estilo básico que busca realzar la belleza de una forma sencilla. De esa forma, se gana funcionabilidad, espacio y sobriedad. Vale mencionar que los muebles pasan a un segundo plano, dando el protagonismo a los elementos arquitectónicos.

La tendencia del minimalismo

La decoración minimalista busca aprovechar el espacio lo más posible. Por lo tanto, no se puede saturar el lugar con elementos como mesas, sillas o muebles. Así que solo hay cabida para lo estrictamente necesario.

El movimiento surgió en Estados Unidos para la década de 1960. Sin embargo, no tendría una verdadera influencia en la sociedad sino hasta los años 70 cuando se funciona con el Arte Pop. En este tiempo, Europa adopta el estilo gracias a los artistas más reconocidos del momento.

Ahora bien, para realizar una decoración minimalista hay que tener en cuenta los tres pilares de la corriente. En primer lugar, la reducción de elementos artísticos al máximo. También se deben reducir lo más posible los objetos decorativos que se coloquen sobre los muebles. Por último, se debe construir el entorno con detalles geométricos y rectilíneos.

Los expertos en la tendencia aseguran que el minimalismo se vive, por cuanto no se trata de una simple decoración del hogar. La filosofía explica que vivir con menos objetos ofrece muchos beneficios, por ejemplo, aumenta la felicidad.

[Img #57596]

Ideas de un estilo minimalista

Antes de aplicar las técnicas del minimalismo, el dueño de casa debe hacerse un examen de autoconocimiento. En tal sentido, debe analizar el fin para lo que se utilizará el espacio, cómo se va a disfrutar y cuántas personas lo usarán.

Con ayuda de un croquis con medidas, se va determinando qué cosas se pueden añadir (que sean necesarias). Este esquema será de gran utilidad para determinar el tipo de suelo a instalar, el estilo de los muebles del baño o si se colocará un sofá. Posteriormente, se pueden agregar los elementos menos esenciales.

Colores

Los colores monocromáticos son los que van mejor con el diseño minimalista. Muchos contrastes serán perturbadores a la vista y dará la sensación de estar en un lugar reducido. Sin duda, muy contrario a lo que ofrece la tendencia.

Si el techo es bajo, el color debe ser claro, preferiblemente blanco. De esa manera, se crea una ilusión de amplitud. Por el contrario, si la habitación es grande con techo alto, se debe pintar de un color un poco oscuro para mejor efecto visual.

Muebles

El mobiliario debe fomentar un diseño de líneas rectas, con acabado perfeccionista, planos básicos, pero sin ornamentos. El objetivo es resaltar la sencillez pero con utilidad. Algunos materiales que van muy bien con el diseño minimalista son la madera y el acero. Estos transmiten sobriedad al espacio. Lo mejor es que las superficies sean lisas, con líneas geométricas y rectas ya que aportan una ilusión de amplitud al lugar.

Textiles

Son muy útiles para tapizar sofás y cojines. También se utilizan para decorar sillas y por supuesto, en las cortinas. Hay que tener mucho cuidado con el color de la tela pues puede dar la apariencia de un espacio reducido. Por cuanto, se recomienda que sea del mismo color del estilo de todo el conjunto.

Los estampados no combinan con el diseño minimalista. Más bien hay que utilizar colores tenues que ofrezcan una sensación de relajación y tranquilidad. Algunos diseñadores prefieren eliminar las cortinas, para aprovechar al 100% la luz natural.

Climatización

Sobre todo en verano o en los países tropicales, es necesario contar con medios de climatización. No obstante, estos no siempre van con la decoración. Algunos se resisten a la comodidad, ya que consideran que arruina el estilo. Sin embargo, sí hay formas de incorporarlo sin restarle hermosura al espacio.

Por ejemplo, el aire acondicionado portátil resulta  perfecto para quienes viven en departamentos. En vista de lo pequeños que son, no necesitan mucho espacio de instalación. No obstante, será necesario un sistema de conducto. Por lo tanto, tendrás que apañártelas para adaptarlo a las ventanas o puertas correderas.

La decoración tiene un sinfín de soluciones para quienes desean esconder estos artefactos. Por ejemplo, se puede cubrir con encimeras o cajas que funcionen como mesas decorativas. De esa forma, se crea un camuflaje para el equipo.