OTRAS FUENTES

Cómo mejorar la gestión emocional a través de herramientas contrastadas con la ciencia

coacutemo-mejorar-la-gestioacuten-emocional-a-traveacutes-de-herramientas-contrastadas-con-la-ciencia
Avatar
Edición de Contenido por Gloria Remírez

Cada vez son más las personas que deciden apostar por una filosofía de vida saludable que les permita mejorar el control de sus emociones.

Sin duda alguna, en los últimos tiempos se han puesto muy de moda diferentes técnicas de meditación que ayudan a los usuarios a mejorar su bienestar personal. Por lo general, la mayoría de las personas siguen modelos de vida bastante estresantes, que en algunos casos llegan a provocar daños en la salud. Saber controlar las emociones es muy importante en este sentido, y por ello muchos usuarios deciden aprender técnicas de meditación para mejorar su calidad de vida.

Estas técnicas de meditación suponen un cambio drástico en la filosofía de vida de las personas, ya que estas aprenden a controlarse y a no perder los nervios ante determinados hechos o situaciones. Una de las filosofías de vida que más impacto está teniendo actualmente en la sociedad es el mindfulness, un método para conseguir la atención plena que incluye la práctica de la meditación.

Por tanto, se puede decir que el significado del mindfulness va mucho más allá de las clásicas técnicas de meditación utilizadas a lo largo de la historia, puesto que con su práctica se consigue una focalización de la atención en el momento presente. Una filosofía de vida ideal para concentrarse en uno mismo, y dejar de lado el ruido y las distracciones del entorno.

¿Por qué es importante cambiar la filosofía de vida?

No todas las personas son iguales, pero son muchos los usuarios que actúan de forma similar cuando suceden una serie de acontecimientos. Nos referimos a las personas que no saben controlar sus emociones, y que ante determinadas situaciones pierden los nervios provocando así graves daños en la salud. El actual modelo de vida es bastante estresante, lo que facilita que las personas no sean capaces de concentrarse en sí mismas para conocerse más a fondo.

Por esta razón, es muy recomendable cambiar la filosofía de vida y aprender métodos que permitan conseguir una atención plena en todo momento. El mindfulness es un claro de ejemplo de filosofía de vida diferente, ya que mediante su práctica se pueden conseguir grandes beneficios para la salud mental y física. La filosofía mindfulness no es exactamente una técnica de meditación, aunque sí es cierto que incluye su práctica dentro de su método de trabajo.

Aunque parezca un concepto moderno, el mindfulness es una técnica muy antigua que era utilizada por los monjes budistas hace ya más de 2500 años. Un método de focalización de la atención que estaba muy relacionado con la espiritualidad, pero que hoy en día se ha occidentalizado hasta convertirse en una filosofía de vida practicada por multitud de personas en todas las partes del mundo.

¿Qué es exactamente el mindfulness?

El significado concreto de la palabra mindfulness es ‘plena conciencia’, es decir, el mindfulness es un método de concentración que permite focalizar la atención de las personas en el momento presente. Un hecho que parece imposible para muchos usuarios, pero que con trabajo y constancia se puede llegar a conseguir. Gracias al mindfulness, la mayoría de las personas consiguen centrarse en sí mismas y renunciar a las distracciones que se generan a su alrededor.

Por ello, el mindfulness es una filosofía de vida ideal para todas aquellas personas que necesitan mejorar los niveles de concentración, pero también para todos esos usuarios que quieren reducir los niveles de estrés y ansiedad. Los beneficios derivados de la práctica del mindfulness son muy variados, ya que puede servir tanto para mejorar el autocontrol como para optimizar la capacidad de la memoria.  

Alcanzar un nivel pleno de mindfulness no es una tarea fácil, pero a base de entrenamiento se puede llegar a conseguir. Algunas de las técnicas más destacadas que pueden ayudar a las personas a conseguir un pleno mindfulness son el yoga, la meditación, la respiración consciente o el escaneo corporal. Por tanto, queda claro que el mindfulness no es únicamente una técnica de meditación, sino que es un estado mental que pueden alcanzar las personas con trabajo y constancia.

¿Quién puede practicar el mindfulness?

Como ya se ha comentado anteriormente, el principal objetivo del mindfulness es lograr un estado de plena conciencia o de atención plena en las personas. Para ello es necesario utilizar varias técnicas como la meditación, el yoga o la respiración consciente, que son básicas a la hora de alcanzar un nivel pleno de mindfulness en el que la conciencia quede totalmente relajada.

De este modo, la mente humana no elabora juicios sobre las sensaciones, sentimientos o pensamientos que genera el entorno, puesto que únicamente se centra en los pensamientos que van surgiendo libremente en el cerebro. Una filosofía de vida que puede ser practicada por cualquier tipo de persona, indiferentemente de las creencias religiosas que pueda tener.