SALUD MENTAL

Combate tus antojos de comida con tu nariz

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Combate tus antojos de comida con tu nariz.

El simple hecho de captar el aroma de las papas fritas puede llevarte a ordenar los alimentos que engordan.

Pero una nueva investigación muestra que, si lo inhalas por más de dos minutos, es más probable que ordenes algo mucho más saludable.

El nuevo estudio, publicado en el Journal of Marketing Research , encuentra que los aromas de los alimentos ambientales pueden satisfacer directamente los antojos. Eso es porque el cerebro no necesariamente diferencia la fuente de placer sensorial, según los investigadores.

“El aroma ambiental puede ser una herramienta poderosa para resistir los antojos de alimentos complacientes”, dijo el autor principal, el Dr. Dipayan Biswas, profesor de mercadotecnia en la Universidad del Sur de Florida del Colegio de Negocios.

“De hecho, los estímulos sensoriales sutiles como los aromas pueden ser más efectivos para influir en las elecciones alimentarias de niños y adultos que las políticas restrictivas”.

Durante el estudio, Biswas descubrió una conexión directa entre la duración del tiempo de exposición y si las personas se complacían en las golosinas.

Para hacer esto, realizó una serie de pruebas con un nebulizador discreto que desprendía por separado el aroma de alimentos saludables y no saludables, como galletas contra fresas o pizza contra manzanas.

Encontró que los participantes expuestos al olor de las galletas durante menos de 30 segundos tenían más probabilidades de querer una galleta. Pero aquellos expuestos por más de dos minutos no encontraron a las galletas deseables, y escogieron fresas en su lugar.

Obtuvo los mismos resultados cuando se probó el olor de la pizza y las manzanas.

Según el investigador, como los alimentos poco complacientes no emiten una gran cantidad de aroma ambiental, generalmente no están relacionados con la recompensa y, por lo tanto, tienen poca influencia en lo que ordenamos.

La investigación anterior de Biswas ha demostrado que la luz y el volumen de música afectan la elección de alimentos. Sin embargo, dijo que este primer estudio para probar un sentido puede compensar a otro.

Fuente: University of South Florida

Deja un comentario