LABORAL

¿Cómo generar más creatividad en los colaboradores?

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Un nuevo estudio sugiere que existe una fórmula efectiva que los empleadores pueden utilizar para desbloquear el potencial creativo de los empleados: recompense a los trabajadores para que generen una gran cantidad de ideas, incluso mediocres, y luego pídales que se alejen del proyecto por un “período de incubación”.

Los hallazgos, publicados en la revista Accounting Review, revelan que las personas que fueron recompensadas simplemente por producir ideas ya sean buenas o malas, terminaron por generar ideas más creativas que las que no recibieron incentivos de pago o aquellas cuyo pago se basó en la calidad de sus ideas en lugar de cantidad. Todos los participantes del estudio se alejaron de la tarea inicial por un tiempo y regresaron a ella más tarde.

“La creatividad no es instantánea, pero si los incentivos promueven suficientes ideas como semillas para el pensamiento, la creatividad eventualmente emerge”, dijo el coautor del estudio el Dr. Steven Kachelmeier, quien es Presidente de Contabilidad en la Escuela de Negocios McCombs de la Universidad de Texas en Austin.

Se sabe que el rendimiento creativo se ve reforzado por un período de incubación, pero este estudio plantea una nueva pregunta: ¿Qué sucede cuando se agregan incentivos para la generación de ideas a la ecuación?

Kachelmeier y sus coautores, Laura Wang de McCombs y Michael Williamson, de la Escuela de Negocios Gies de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, realizaron dos experimentos. Primero, les pidieron a los participantes que crearan rompecabezas de rebus, enigmas donde las palabras, frases o refranes se representan usando una combinación de imágenes y letras.

A algunos participantes se les ofreció un pago basado en la cantidad de ideas que propusieron, algunos solo para ideas que cumplían con el estándar de creatividad y otros un salario fijo de $ 25 USD, independientemente de la cantidad o calidad de sus ideas de rompecabezas.

Inicialmente, ninguno de los grupos incentivados superó al grupo de salario fijo en medidas de creatividad, según lo juzgó un panel independiente. Los incentivos a la creatividad, al parecer, no funcionan al instante.

Pero cuando los participantes volvieron a la tarea de creatividad 10 días más tarde, aquellos a quienes originalmente se les había pagado para que dieran tantas ideas como pudieran tenían “una ventaja de creatividad distinta”, superando a los otros grupos tanto en cantidad como en calidad de ideas, dijo Kachelmeier.

Los investigadores dijeron que el período de descanso que tuvo lugar después de que los participantes hubieran generado ideas fue clave para su éxito. La combinación de la generación de ideas en masa con un período de incubación da como resultado una productividad mucho más creativa que cuando cualquiera de las dos estrategias se utiliza de forma aislada.

¿Cuánto tiempo se necesita? Esa es la pregunta que el equipo exploró en el siguiente experimento, en el que pagaron a la mitad de los participantes una cantidad fija y al resto de los participantes según la cantidad de ideas que produjeron. Como antes, los participantes de pago por cantidad dieron más ideas, pero no mejores, que las del grupo de pago fijo.

Pero después de que los participantes realizaron una caminata tranquila de 20 minutos por el campus, el grupo de pago por cantidad produjo una vez más más y mejores rompecabezas.

“Necesitas descansar, tomar un descanso y separarte, incluso si ese desapego es de solo 20 minutos”, dijo Kachelmeier. “La receta para la creatividad es intentar, y frustrarse por creer que no van a suceder. Relájate, siéntate, y luego sucede.

Fuente: Universidad de Texas en Austin

Deja un comentario