NOTICIAS

Consejos para hacer frente al COVID-19

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

En un nuevo estudio, investigadores de Nueva York sugieren formas efectivas de lidiar con el estrés durante la actual crisis COVID-19. Los investigadores revisaron estrategias que fueron útiles para los residentes en el área metropolitana de Nueva York después de eventos traumáticos, incluidos los ataques terroristas del 11 de septiembre.

El Dr. Steven Jay Lynn, profesor distinguido de psicología, Craig Polizzi estudiante de doctorado en la Universidad de Binghamton y Andrew Perry de la Universidad Estatal de Nueva York, revisó estudios previos y evaluó las intervenciones de salud mental utilizadas después de eventos de trauma masivo.

Lynn es la directora del Laboratorio de Conciencia, Cognición y Psicopatología en Binghamton.

El laboratorio de Binghamton ha estudiado técnicas de afrontamiento que potencialmente pueden promover la resistencia y la recuperación del estrés, incluida la meditación basada en la aceptación, la atención plena y la bondad amorosa, explicó Polizzi.

“También nos inspiramos en nuestro trabajo anterior con clientes que han experimentado traumas y cómo han enfrentado eventos traumáticos”, dijo Polizzi.

En el artículo, los autores se basan en estudios del área metropolitana de Nueva York luego de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, otro incidente de trauma masivo. Cada evento estuvo marcado por un miedo intenso con el potencial de producir problemas psicológicos como el estrés postraumático, la ansiedad y la depresión.

Además, el 11 de septiembre ha sido muy estudiado en términos de afrontamiento, resiliencia y trauma, proporcionando una base científica sólida para evaluar la eficacia de las estrategias de afrontamiento, comento Polizzi.

Por supuesto, hay diferencias significativas. Si bien los desastres naturales y los eventos terroristas pueden unir a las personas en respuesta o recuperación, la pandemia requiere un nivel de aislamiento social no visto desde la gripe española de 1918.

Las personas también responden al trauma de manera diferente, lo que llevó a los autores a sugerir una variedad de técnicas de afrontamiento. “Las personas son únicas y la forma en que se enfrentan debe ser coherente con sus necesidades y valores”, dijo Polizzi.

Las actividades de afrontamiento pueden aumentar la capacidad de recuperarse de los eventos negativos y liberar recursos mentales para lidiar con estresores y situaciones cambiantes, dijeron los investigadores. Las actividades de afrontamiento se centran en las tres C: control, coherencia y conectividad.

Puede obtener una sensación de control planificando actividades diarias, controlando a sus amigos y seres queridos, ajustando el consumo de noticias comerciales, manteniendo un diario o preparándose para su futuro posterior a la pandemia.

La conexión satisface la necesidad de contacto humano y apoyo. Esto se puede lograr incluso en tiempos de distanciamiento social a través de llamadas telefónicas, videoconferencias y redes sociales, o incluso la práctica más interna de la meditación de la bondad amorosa. Las técnicas de meditación pueden dirigir las emociones positivas hacia el ser, los seres queridos, todos los humanos y eventualmente todos los seres sintientes.

La coherencia “se basa en el deseo profundamente humano de dar sentido y significado al mundo”, según el artículo. Un punto de partida es el “afrontamiento basado en la aceptación”, observando nuestros miedos, ansiedades y respuestas emocionales sin juicio, una práctica comúnmente conocida como mindfulness.

La atención plena se puede practicar no solo a través de la meditación y el enfoque en la respiración, sino también al realizar una actividad como comer o caminar con toda su atención y sin prisas.

Mirando hacia el futuro, la pandemia dará lugar a investigaciones adicionales. El laboratorio de Lynn planea evaluar cómo la atención plena y la regulación de las emociones promueven la resiliencia durante la pandemia al defenderse contra el estrés y la disociación postraumáticos.

“También es importante probar las estrategias de afrontamiento que propusimos en nuestro artículo para ver si las personas las usaron para reducir la angustia durante la pandemia, así como identificar técnicas adicionales que las personas utilizaron para enfrentar el estrés y mejorar las recomendaciones para enfrentarlo en futuros traumas masivos,” concluyo Polizzi.

El artículo aparece en un número especial de la revista académica Clinical Neuropsychiatry .

Fuente: Universidad de Binghamton/Universidad de Binghamton/EurekAlert

Deja un comentario