OTRAS FUENTES

Conservar una buena capacidad cognitiva gracias a la dieta

conservar-una-buena-capacidad-cognitiva-gracias-a-la-dieta
Avatar
Edición de Contenido por Gloria Remírez

Según un análisis reciente de datos provenientes de dos estudios extensos, seguir la dieta mediterránea (con un alto contenido de verduras, granos enteros, pescado y aceite de oliva) se correlaciona con una mejor función cognitiva. Dicha dieta también parece ayudar a retardar el declive cognitivo.

El análisis lo ha realizado el equipo de la Dra. Emily Chew, directora de la División de Epidemiología y Aplicaciones Clínicas del Instituto Nacional del Ojo (NEI), uno de los Institutos Nacionales estadounidenses de Salud (NIH).

Los investigadores examinaron los efectos de nueve componentes de la dieta mediterránea en la cognición.

Los participantes con más fidelidad a la dieta mediterránea resultaron tener el menor riesgo de deterioro cognitivo. El alto consumo de pescado y verduras parece ejercer el mayor efecto protector. Tras diez años de seguimiento, los participantes con el mayor consumo de pescado tenían la tasa más lenta de deterioro cognitivo.

La diferencia numérica entre la puntuación de la función cognitiva de los participantes más fieles a la dieta mediterránea y la de los menos fieles es relativamente modesta, lo que significa que las personas probablemente no se percatan de que su dieta marca una diferencia cognitiva respecto a otros individuos en su vida cotidiana. Sin embargo, a nivel poblacional, los efectos sí muestran claramente qué dieta influye en la cognición y la salud neuronal.

[Img #60017]

La lechuga es uno de los componentes típicos de la dieta mediterránea. (Foto: Amanda Mills / CDC)

Los investigadores también encontraron que los participantes con el gen ApoE, que los pone en alto riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer, tenían en promedio menores puntuaciones de función cognitiva y un mayor deterioro mental que los participantes que no tenían el gen. Los beneficios de una dieta mediterránea fueron similares para las personas con y sin el gen ApoE, lo que significa que los efectos de la dieta en la cognición son independientes del riesgo genético de padecer la enfermedad de Alzheimer. (Fuente: NCYT Amazings)