SALUD MENTAL

Criptomnesia: El plagiario que todos llevamos dentro de nosotros sin saberlo

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Se entiende por «criptomnesia» el proceso por el cual se vuelve consciente una imagen mnémica que no es reconocida primariamente como tal, lo que sólo ocurre eventualmente de manera secundaria, por la vía del reconocimiento a posteriori o del razonamiento abstracto. Esto significa que en diferentes grados, todos hemos sufrido de criptomnesia. Y en un mundo inundado de información, somos más propensos a olvidar de donde se originaron las ideas.

Tal vez nos diga un amigo: “Oye, tengo una idea, vamos a ir a este nuevo restaurante para la cena.” Y entonces tú le dieces a tu amigo: “Sí … yo ya había dicho que deberíamos ir a ese restaurante desde  hace una semana.” Uno puede estar convencido de que una idea es nuestra, cuando en realidad, había un lapso en la memoria”, dijo la Dra. Amanda C. Gingerich, profesora asociada de psicología en la Universidad de Butler.

“Es un error común que tenemos todos, todo el tiempo,” agrego Gingerich.

Los psicólogos creen que la criptomnesia sucede cuando no somos capaces de registrar la fuente de información – lo que se conoce como un error de la fuente de monitorización. A medida que nuestros cerebros acumulan recuerdos, se clasifican los detalles. En este proceso de filtrado, los orígenes de hechos a menudo caen a un plano secundario a los hechos en sí mismos.

La criptomnesia en realidad puede ser un subproducto de un sistema de memoria de otro modo eficiente, dijo la Dra. Gingerich. “Si se piensa en ello, no es muy eficiente cognitivamente recordar cada detalle de todo lo que nos sucede.”

Alan S. Brown y Dana R. Murphy llevaron a cabo los primeros experimentos sobre criptomnesia a finales de 1980 en la Universidad Metodista del Sur. Se pidió a los participantes en un grupo que se turnaran para nombrar artículos en diferentes categorías, como deportes, instrumentos musicales y animales de cuatro patas.

Más tarde, los investigadores pidieron a los participantes recordar los elementos que habían surgido, y que hicieran una lluvia de ideas de nuevos ejemplos. En ambas tareas, casi las tres cuartas partes nombraron al menos un elemento que otra persona en el grupo ya lo había mencionado. Las respuestas plagiadas representaron del 7 al 9 por ciento del total.

Estudios más recientes han confirmado que la criptomnesia es relativamente fácil de inducir. En 2015, Dow Gayle, profesor de psicología en la Universidad Christopher Newport, publicó un estudio en el que se pidió a los participantes que hicieran un dibujo de una criatura extraterrestre. Si un dibujo era mostrado primero, los participantes eran más propenso a que sus características fueran  incluidas en los siguientes dibujo en comparación a cuando no tenían ninguna imagen que pudiera influir en ellos.

En otros experimentos, el Dr. Dow encontró que los novatos eran más propensos a cometer el plagio accidental de expertos, y que las personas eran más propensas a la criptomnesia en multitareas sin saberlo.

A medida que la gente es bombardeada con más y más información, “el cómo almacenamos esa información se hace mucho más difícil”, dijo la Dr. Gingerich.

Joshua D. Landau, un profesor de psicología en York College de Pennsylvania, dijo que había maneras de evitar la criptomnesia accidental y esto se logra al revisar los materiales de manera consciente. Eso puede ayudar a reducir las tasas de criptomnesia en dos terceras partes.

Por supuesto, consciente o no, sigue el plagio siendo plagio – y la criptomnesia puede meter a muchos en serios problemas. Por ejemplo una decisión que sentó un precedente para casos de derecho de autor fue cuando en un tribunal se penalizó a George Harrison en 1976 por “inconscientemente” plagiar una canción de los Chiffons, “He’s So Fine,”,” en su canción “My Sweet Lord”.

“¿Si me preguntan si creo que Harrison utilizó deliberadamente la música de “He’s So Fine?’. No creo que lo hizo”, dijo el presidente del tribunal, Richard Owens.

“Sin embargo, está claro que ‘My Sweet Lord’ es la misma canción que ‘He’s So Fine’ con diferentes palabras, y Harrison tenían acceso a’He’s So Fine’”, dijo el juez Owens. “Esto  en virtud de la ley es una  infracción de los derechos de autor, aunque se hizo inconscientemente”.

Fuente: www.nytimes.com

Deja un comentario