SALUD MENTAL

¿Cuál es la emoción más fuerte que puede desencadenar el fumar?

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Una nueva investigación de la Universidad de Harvard sugiere que la emoción de la tristeza, en comparación con otras emociones negativas como la ira o el estrés, desempeña un papel especialmente importante en el impulso de fumar cigarrillos.

El equipo de investigación realizó cuatro estudios para responder varias preguntas sobre la naturaleza de la adicción al cigarrillo: ¿Qué impulsa a una persona a fumar? ¿Qué papel juegan las emociones en este comportamiento adictivo? ¿Por qué algunos fumadores inhalan con mayor frecuencia y profundidad o incluso recaen muchos años después de haber dejado de fumar? Si los formuladores de políticas tuvieran esas respuestas, ¿cómo podrían fortalecer la lucha contra la epidemia mundial de tabaquismo?

Si bien se basan en metodologías de diferentes campos, los cuatro estudios refuerzan el hallazgo central de que la tristeza, más que otras emociones negativas, aumenta el deseo de fumar de las personas.

“La sabiduría convencional en el campo era que cualquier tipo de sentimientos negativos, ya sea ira, asco, estrés, tristeza, miedo o vergüenza, haría que las personas fueran más propensas a usar una droga adictiva”, dijo el investigador principal Charles A. Dorison. candidato a doctorado de la Harvard Kennedy School.

“Nuestro trabajo sugiere que la realidad es mucho más matizada que la idea de ‘sentirse mal, fumar más’. Específicamente, encontramos que la tristeza parece ser un desencadenante especialmente potente del uso de sustancias adictivas”.

La coautora principal, la Dra. Jennifer Lerner, cofundadora del Harvard Decision Science Laboratory y Thornton F. Bradshaw, Profesor de Políticas Públicas en la Harvard Kennedy School, dijeron que la investigación podría tener implicaciones útiles para las políticas públicas.

Por ejemplo, las campañas publicitarias actuales contra el tabaquismo podrían rediseñarse para evitar imágenes que provoquen tristeza y, por lo tanto, aumenten involuntariamente los antojos de cigarrillos entre los fumadores.

En un estudio, los investigadores analizaron datos de una encuesta nacional que rastreó a 10,685 personas durante 20 años. Los hallazgos revelaron que la tristeza autoinformada entre los participantes se asoció con ser fumador y volver a fumar una y dos décadas después. De hecho, cuanto más tristes eran las personas, más probabilidades tenían de ser fumadores. Notablemente, otras emociones negativas no mostraron la misma relación con fumar.

En otro estudio, el equipo quiso evaluar la causa y el efecto: ¿La tristeza causó que las personas fumen o los eventos negativos de la vida causaron tristeza y fumar? Reclutaron a 425 fumadores para un estudio en línea: a un tercio se le mostró un triste video clip sobre la pérdida de un compañero de vida. A otro tercio de los fumadores se les mostró un video clip neutral, sobre carpintería; En el último tercio se mostró un video repugnante que involucraba un inodoro no higiénico.

Se pidió a todos los participantes que escribieran sobre una experiencia personal relacionada. El estudio encontró que las personas en condición de tristeza, que vieron el video triste y escribieron sobre una pérdida personal, tenían mayores deseos de fumar que el grupo neutral y el grupo de disgusto.

Un tercer estudio midió la impaciencia real por fumar cigarrillos en lugar de solo antojos autoinformados. Casi 700 participantes vieron videos y escribieron sobre experiencias de la vida que fueron tristes o neutrales, y luego se les dieron opciones hipotéticas entre tener menos bocanadas antes o más bocanadas después de un retraso.

Los participantes en el grupo de tristeza demostraron ser más impacientes para fumar antes que los del grupo neutral. Ese resultado se basó en hallazgos de investigaciones anteriores de que la tristeza aumenta la impaciencia financiera, medida con técnicas de economía del comportamiento.

Finalmente, un cuarto estudio reclutó a 158 fumadores del área de Boston para probar cómo la tristeza influyó en el comportamiento real de fumar. Los participantes tuvieron que abstenerse de fumar durante al menos ocho horas (verificado por prueba de aliento con monóxido de carbono).

Fueron asignados aleatoriamente a la tristeza o grupos de control neutral; los fumadores se sentaron en una habitación privada en el Laboratorio de Investigación del Tabaco de Harvard, vieron el video triste y escribieron sobre la gran pérdida, o vieron un video neutral y escribieron sobre su entorno laboral.

Luego fumaron su propia marca a través de un dispositivo que probó el volumen total de bocanadas y su velocidad y duración. Los resultados: los fumadores en la condición de tristeza tomaron decisiones más impacientes y fumaron mayores volúmenes por inhalación.

“Creemos que la investigación basada en la teoría podría ayudar a arrojar luz sobre cómo abordar esta epidemia”, dijo Dorison. “Necesitamos información sobre todas las disciplinas, incluida la psicología, la economía del comportamiento y la salud pública, para enfrentar esta amenaza de manera efectiva”.

Los hallazgos se publican en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Fuente: Harvard Kennedy School

Deja un comentario