LABORAL

Cuando el dolor de un compañero en el trabajo me genera placer

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Si alguien en el lugar de trabajo es maltratado, sus colegas pueden responder con empatía o con schadenfreude.

Schadenfreude es una palabra del alemán que designa el sentimiento de alegría o satisfacción generado por el sufrimiento, infelicidad o humillación de otro.

Un nuevo estudio muestra que el schadenfreude ocurre principalmente en entornos de trabajo altamente competitivos, cuando la desgracia de una persona facilita las metas de otra.

Peor aún, el schadenfreude puede ser contagioso, según investigadores de la Universidad de Zurich (UZ). Es por eso que es una buena política de negocios establecer un clima de trabajo inclusivo e incentivos basados ​​en el equipo, dicen los investigadores.

La mayoría de los empleados han escuchado o atestiguado a un colega maltratado, expuesto o acosado. Hasta la fecha, la mayoría de las investigaciones sobre este tema sostienen que los observadores sienten empatía hacia las víctimas y enojo hacia los perpetradores.

Sin embargo, el Dr. Jamie Gloor, un economista de negocios de UZ, cree que esta visión simplifica la compleja naturaleza de la dinámica social. Trabajando con colegas de la Universidad Jiao Tong de Shanghai y la Universidad Nacional de Singapur, estudió el surgimiento, el desarrollo y las consecuencias conductuales de schadenfreude, una emoción discutida por los filósofos desde Aristóteles, pero que la investigación organizativa moderna ha pasado por alto en gran medida.

Si bien las organizaciones modernas pueden brindar experiencias sociales positivas, como la camaradería y el apoyo, también crean competencia, envidia y tensión intergrupal, según los investigadores.

Estas dinámicas negativas aumentan la probabilidad de que algunas personas se beneficien del maltrato a otras, señalaron los investigadores, señalando que es bajo estas condiciones que schadenfreude puede surgir y prosperar.

“En entornos complejos y progresivamente ocupados, como los lugares de trabajo, nos centramos en lo que es más relevante para nosotros y nuestros objetivos”, dijo Gloor.

Esto significa que es más probable que el schadenfreude se dirija hacia empleados que se destacan especialmente y se sienten envidiados, anotó Gloor.

“El maltrato puede nivelar el campo de juego, lo que podría aumentar las posibilidades de obtener codiciadas recompensas, como bonos y promociones”, agrego Gloor.

Los compañeros de trabajo pueden ser particularmente audaces al mostrar su falta de confianza si se considera que la víctima ha merecido el maltrato y es de alguna manera responsable, por ejemplo, debido a faltas cometidas en el pasado. Los investigadores señalan la distinción entre este schadenfreude justo y el schadenfreude ambivalente, que es cuando el placer en la desgracia de otra persona se ve empañado por sentimientos de culpa y vergüenza.

El problema con el schadenfreude, particularmente cuando se considera justificado, es que puede desencadenar más ciclos de maltrato, dijeron los investigadores.

Esto puede llevar a que los trabajadores de una empresa comiencen a tratar injustamente a sus compañeros que sufren, por ejemplo, rehusando ayudarlos o excluyéndolos activamente. De esta manera, el placer en el dolor de otra persona puede crear círculos viciosos de maltrato, dijo Gloor.

“Si el schadenfreude se generaliza entre los empleados, el maltrato también podría convertirse en la norma”, agregó Gloor.

¿Cómo pueden los directivos contrarrestar a el schadenfreude?

Los investigadores aconsejan a los líderes que desarrollen visiones compartidas y promuevan incentivos basados ​​en el equipo en lugar de incentivos individuales.

Crear un ambiente inclusivo también puede ayudar a reducir los sentimientos de “otredad”, lo que también puede promover sentimientos de schadenfreude.

También es importante que los jefes mantengan políticas y procedimientos justos para reducir la posible envidia y el resentimiento hacia los colaboradores estrella.

Finalmente, los investigadores concluyeron que también podría valer la pena prestar mucha atención a los líderes de opinión dentro de los grupos sociales para evitar las espirales de malos tratos.

Fuente: Universidad de Zurich.

Deja un comentario