OTRAS FUENTES

Cuarenta años de avances y retos de la Psicología en España – Editorial enero-marzo 2020

cuarenta-anos-de-avances-y-retos-de-la-psicologia-en-espana-8211-editorial-enero-marzo-2020
Curación de Contenido por Gloria Remírez

Este año 2020 se cumplen cuarenta años de la creación de nuestra Organización Colegial. El Boletín Oficial del Estado del 8 de enero de 1980, publicó la Ley 43/1979, de 31 de diciembre, sobre creación del Colegio Oficial de Psicólogos, con la que se reguló lo esencial de nuestra profesión: los títulos universitarios que eran necesarios para poder ejercer como psicólogo y psicóloga, y que era obligatoria la colegiación, como instrumento para la mejor ordenación profesional y control deontológico de nuestra actividad.

Son muchos los hitos que se han ido sucediendo en estos cuarenta años, consolidando nuestra profesión como una de las imprescindibles para el cuidado de la salud, mejora del bienestar y seguridad de las personas. Entre estos hitos se pueden destacar:

  • La creación de las Facultades y titulaciones universitarias de Psicología, primero las Licenciaturas y Doctorados en Psicología, y ahora los títulos de Grado en Psicología, Máster en Psicología General Sanitaria, otros másteres y los Doctorados. 

  • La regulación de la Psicología en el ámbito sanitario, garantizando la consolidación del trabajo de las consultas privadas de Psicología, así como nuestra mejor integración en el Sistema Nacional de Salud, habilitando a los profesionales que venían ejerciendo en este campo, y creando las figuras profesionales de psicólogo general sanitario y de psicólogo especialista en psicología clínica.

  • Nuestro creciente reconocimiento social, aumento de la demanda de nuestros servicios profesionales laborales, deportivos, educativos, sociales, sanitarios… nuestra incorporación a los servicios especializados de salud mental, y nuestra incipiente presencia en algunos servicios hospitalarios, de emergencias y en Centros de Salud de Atención Primaria.

  • La necesidad de los reconocimientos psicológicos para la obtención de los permisos de conducción vehículos y otras variadas licencias, entre las que están las de uso y tenencia de armas, o la tenencia y adiestramiento de animales potencialmente peligrosos.

  • Nuestra presencia en las Instituciones Penitenciarias, en el Cuerpo Militar de Sanidad y en las Fuerzas de Seguridad del Estado.

  • La creación de las Oficinas de Atención a Víctimas en los juzgados y tribunales con atención psicológica, el desarrollo de la atención psicológica especializada a las víctimas del terrorismo, y la creciente presencia de las psicólogos y psicólogas forenses en equipos de juzgados de menores, de familia, de violencia de género… y de los Institutos de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

  • La consolidación de la atención psicológica en el ámbito de la prevención y atención en los casos de violencia de género.

  • La creación de 23 Colegios Oficiales de la Psicología y del Consejo General que los agrupa, como organizaciones que permiten desarrollar toda una serie de actividades que facilitan el desarrollo y mejora de nuestra profesión, ofertando servicios de formación continua, publicaciones, organización de Congresos… velando por el cumplimiento de nuestra deontología, y ejerciendo una labor de interlocución con los poderes públicos, reclamando una constante mejora de las condiciones que permiten realizar de manera más óptima nuestra labor.

Sin embargo, sigue quedando mucho por mejorar y lograr. Por un lado, hay que afrontar los peligros de nuestro exceso de éxito y, por otro, todavía queda mucho recorrido para que se aproveche todo el potencial de nuestra disciplina para mejorar la calidad de vida de las personas y sus comunidades. Entre los retos que tenemos por delante están:

  • Reducir la excesiva proliferación de titulados universitarios en Psicología. Somos una de las carreras más demandadas, pero resulta contraproducente el excesivo número de graduados en Psicología que se producen, imposibles de absorber por el mercado laboral, devaluando nuestras condiciones profesionales y laborales, y haciendo inviable que muchos ejerzan la profesión para la que se han preparado.

  • Seguir perfeccionando la regulación de nuestra profesión, garantizando un mejor ajuste entre el número de graduados en Psicología y el número de plazas para cursar el máster en Psicología General Sanitaria, así como la mejor regulación del título de Grado en Psicología.

  • La incorporación de los psicólogos y psicólogas educativas en los centros escolares como figuras profesionales independientes, con todos los beneficios que ello reportaría, superando las insuficiencias que supone el actual modelo de Orientación Educativa.

  • La incorporación de los psicólogos de la intervención social en los Centros Sociales de Atención Primaria, unido a la reforma de estos Servicios que pasen de un modelo asistencialista a otro de fomento del crecimiento y autonomía personal.

  • Seguir avanzando en el Sistema Nacional de Salud, con el aumento de las plazas PIR, el desarrollo de más especialidades sanitarias psicológicas, y una contratación más numerosa de profesionales, con la plena incorporación a la Atención Primaria, los servicios de emergencias y hospitalarios, además de los servicios de salud mental.

  • Mejorar la regulación de la Psicología Forense, e incrementar su presencia en los equipos técnicos de la Administración de Justicia.

  • Seguir aumentando y consolidando nuestra presencia en otros ámbitos como el empresarial, deportivo, tráfico, seguridad.

  • Ante la crisis climática que estamos empezando a sufrir, promover de manera eficaz los cambios de comportamientos necesarios que permitan reducir la contaminación, afrontar mejor las catástrofes que se puedan producir y mejorar el cuidado de la naturaleza que nos da la vida.

Como psicólogos y psicólogas, comprometidos con el cuidado de las personas, tenemos una gran responsabilidad que ejercer en nuestro día a día. Sigamos mejorando, sigamos avanzando, y que dentro de unos años podamos estar más satisfechos aún de lo que hemos logrado colectivamente.

Deja un comentario