TECNOLOGIAS

Desafíos de la teleterapia para después de la pandemia

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

La pandemia de COVID-19 ha provocado cambios rápidos en la atención de la salud mental, y es probable que el cambio a la telemedicina se quede, pero una nueva investigación del Reino Unido revela que aún se deben abordar los principales desafíos.

La investigación incluye dos nuevos estudios dirigidos por el University College London (UCL) y el King’s College London para la Unidad de Investigación de Políticas de Salud Mental (MHPRU).

Un estudio es una encuesta a 2180 profesionales de la salud mental en el Reino Unido, y el otro es una revisión internacional de 872 trabajos y artículos en seis continentes.

“Las personas que trabajan en entornos de atención de salud mental en el Reino Unido y en todo el mundo han informado de una rápida innovación en sus lugares de trabajo, incluida la rápida adopción de la telemedicina, después de años de lento progreso”, dijo la directora de MHPRU, la profesora Sonia Johnson, y coautora de ambos estudios.

“La mayoría de las personas que encuestamos apoyan la adopción parcial del trabajo a distancia, pero advierten que la telemedicina no funciona para todos y que aún existen grandes desafíos por abordar para que sea realmente eficaz. Las voces de los excluidos digitalmente están especialmente en peligro de no ser escuchadas”.

La revisión internacional identificó múltiples informes que mostraban que la pandemia empeoraba los síntomas de las personas con problemas de salud mental. Muchas personas habían aumentado la ansiedad debido a la preocupación de infectarse, mientras que otras luchaban con la pérdida de la rutina o el aislamiento social y la soledad. Varios estudios plantearon la preocupación de que las adversidades sociales y las desigualdades puedan seguir empeorando.

A nivel mundial, los profesionales de la salud mental anticipan una mayor necesidad de servicios a medida que se prolonga la pandemia, lo que podría ir acompañado de una capacidad reducida y con preocupaciones particulares por los entornos de atención residencial y hospitalaria. Muchos expresaron su preocupación de que las estrategias de afrontamiento que han ayudado a las personas a superar el bloqueo pueden no ser sostenibles a largo plazo.

“Descubrimos que en el Reino Unido y en otros países, los proveedores de atención de salud mental han demostrado una agilidad y flexibilidad considerables para responder a la pandemia, pero el personal sigue preocupado por el futuro”, dijo el co-director de MHPRU, el profesor Alan Simpson y autor principal de ambos artículos.

“En cuanto a la telemedicina, nuestras fuentes han advertido claramente que persisten importantes barreras tecnológicas, sociales y de procedimiento, y que su uso debe seguir siendo selectivo, complementando en lugar de reemplazar el contacto cara a cara”.

Los investigadores escriben que, si bien aún no hay muchos datos oficiales disponibles, el personal de atención de salud mental de numerosos países informó una reducción de las referencias y visitas a los servicios de salud mental en las primeras etapas de la pandemia. Las posibles explicaciones incluyen temores de infección, creencias de que la ayuda no estaría disponible o preocupaciones sobre ser una carga.

“El personal de salud mental de muchos países está preocupado por una posible ola demorada de aumento de la demanda, que ejerce presión sobre los servicios con recursos limitados. La posible larga duración de la pandemia sugiere que evitar una crisis en la atención de la salud mental debería ser una prioridad global ”, dijo el Dr. Luke Sheridan Rains , coautor del artículo internacional.

La encuesta internacional también identificó preocupaciones éticas recurrentes sobre el mantenimiento de los estándares profesionales y los derechos humanos en un entorno que cambia rápidamente.

Algunas fuentes expresaron su preocupación de que el acceso a la atención de la salud física se ha vuelto injusto para las personas con problemas de salud mental, debido al estigma y las políticas de algunos países para mantenerlos en unidades psiquiátricas en lugar de hospitales generales. Otros han expresado su preocupación de que la atención de salud mental se haya vuelto menos ética debido a algunas restricciones y regulaciones nuevas.

En la encuesta del Reino Unido, los autores señalan que un desafío clave sigue siendo lograr combinar el control de infecciones con un buen entorno terapéutico. Varios encuestados expresaron su preocupación por las dificultades con el control de infecciones, incluida la distribución problemática de las salas y las oficinas, la falta de equipo de protección personal o de instalaciones para su uso adecuado, y algunos usuarios de servicios tienen dificultades para comprender y adherirse al control social.

“Descubrimos que equilibrar los requisitos de control de infecciones con el mantenimiento de relaciones terapéuticas con pacientes que pueden estar angustiados, sospechosos o que luchan por comprender la situación, sigue siendo una prioridad importante y, como hemos visto con informes de muertes por Covid-19, el precio del fracaso es potencialmente muy alto”, concluyo diciendo Christian Dalton-Locke coautor del artículo.

Los artículos se publican en las revistas Social Psychiatry y Psychiatric Epidemiology.

Fuente: University College London

Deja un comentario