SOCIAL

¿Existen diferencias de personalidad entre niños y niñas?

Una nueva investigación revela interesantes diferencias de género en las personalidades preadolescentes.

Un equipo de psicólogos dirigido por Cassandra Brandes de la Universidad Northwestern reclutó a las madres de 440 niños entre las edades de 9 y 10 para participar en un proyecto de investigación de múltiples aplicaciones. La tarea de las madres era simple: se les pidió que completaran una prueba de personalidad en nombre de su hijo cada año durante cuatro años consecutivos.

El objetivo del estudio fue explorar los cambios de personalidad de los adolescentes tempranos a lo largo del tiempo. Había dos hipótesis en juego. Uno, llamado el principio de madurez, sostiene que a medida que los individuos crecen de niños a adultos, se vuelven más maduros, prosociales y autorregulados. Evolucionan a mejores versiones de cuando eran niños. Otra hipótesis en competencia, llamada hipótesis de disrupción, postula que el camino desde la adolescencia a la edad adulta no es una línea recta y que los adolescentes exhiben comportamiento antisocial y desregulación durante esta etapa de desarrollo.

Los investigadores estaban interesados ​​en ver si los cambios de personalidad entre los 9 y los 13 años eran más indicativos del principio de madurez o de la hipótesis de la disrupción. Para hacer esto, rastrearon las trayectorias de cinco rasgos principales de la personalidad: extraversión, neuroticismo, apertura a la experiencia, amabilidad y conciencia.

Sorprendentemente, encontraron un grado notable de estabilidad en estos rasgos, al menos tal como los informaron las madres. Por ejemplo, el rasgo de la timidez, que los investigadores clasifican como un subcomponente del neuroticismo, se mantuvo completamente estable durante el horizonte temporal de cuatro años. Los rasgos de organización, intelecto, consideración y emociones positivas también mostraron pocos cambios.

Sin embargo, hubo algunos rasgos que mostraron cambios sustanciales. De las cinco grandes dimensiones de personalidad medidas, la amabilidad mostró el mayor grado de cambio: los niños de 13 años obtuvieron puntuaciones significativamente más altas en amabilidad en comparación con sus yo de 9 años. Además, la apertura a la experiencia disminuyó de los 9 a los 13 años.

Los autores también encontraron cuatro diferencias de género interesantes. Por ejemplo, los niños mostraron:

  • Mayor disminución del neuroticismo
  • Mayor aumento en la consideración

Las niñas, por otro lado, mostraron:

  • Mayores incrementos en la extraversión
  • Mayores incrementos en la orientación al logro

Los autores afirman: “En general, nuestros resultados muestran que la personalidad de los niños maduró en un pequeño grado durante el período de la niñez media entre las facetas autorreguladoras que atraviesan dominios de orden superior, y la disrupción solo es evidente en una sola faceta de la apertura a la experiencia. Estos resultados brindan más apoyo para la continuación de la madurez de la personalidad en el período preadolescente que para la hipótesis de la interrupción, al menos cuando se mide a través del informe de los padres”.

Este trabajo se hace eco de algunos de los hallazgos observados en la literatura de investigación de la personalidad adulta, donde existe un consenso de que los adultos muestran mejoras graduales de personalidad con el tiempo. La investigación  muestra, por ejemplo, que la gente es más optimista en los cincuenta que en los veinte. Las personas también tienden a volverse más agradables y concienzudas a medida que envejecen. Incluso los narcisistas aprenden a bajar el tono con el tiempo, según un estudio.

Fuente: Universidad Northwestern

Referencias:

Brandes CM, Kushner SC, Herzhoff K, Tackett JL. Facet-level personality development in the transition to adolescence: Maturity, disruption, and gender differences. J Pers Soc Psychol. 2020 Nov 12. doi: 10.1037/pspp0000367. Epub ahead of print. PMID: 33180545.

Acerca del autor

Noticias de Psicología

Noticias de Psicología

Portal de noticias de psicología.

Deja un comentario