El juego de simulación es un fenómeno social que se practica desde la niñez

El juego de simulación es un fenómeno social que se practica desde la niñez

La capacidad de adoptar la perspectiva de otra persona es importante para la cognición social y, en consecuencia, para la convivencia humana. Pero, ¿en qué momento del desarrollo infantil somos capaces de hacer esto?

La Dra. Julia Wolf del Instituto de Filosofía II de la Universidad Ruhr de Bochum, Alemania, examina si el juego de simulación proporciona una indicación de la capacidad de atribuir estados mentales a otras personas.

Según su tesis, incluso los niños de dos años pueden fingir que beben té y adoptar así una perspectiva que no refleja la realidad. Pero sólo más tarde los niños son capaces de atribuir a los demás una perspectiva que no comparten.

Los niños de dos años fingen beber té

Los niños tienen la capacidad de jugar a fingir. Pretenden que el cojín del sofá es un gato y un ladrillo de juguete es un tren. Cuando se dedican a esta fantasía, los niños no suelen confundirla con la realidad, sino que entienden perfectamente qué es real y qué no.

Por lo tanto, parece que incluso los niños de dos años muestran habilidades cognitivas muy desarrolladas en el juego de simulación, como la capacidad de distinguir entre simulación y realidad y, por lo tanto, adoptar diferentes perspectivas sobre una situación.

Además, el juego de simulación es un fenómeno social: los niños también juegan con otros. Si alguien finge verter té en la taza vacía de un niño, el niño puede hacer lo mismo y fingir que bebe de esa taza.

“Esto indica que los niños no solo son capaces de adoptar perspectivas alternativas, sino también de deducir la perspectiva de otra persona a partir de su comportamiento y responder adecuadamente”, explica Julia Wolf.

Pero, ¿significa eso que los niños pueden atribuir un estado mental a los demás a una edad tan temprana?

“En mi opinión, no es así”, dice Julia Wolf. Si bien el juego de simulación requiere que los niños compartan una perspectiva de simulación común, no requiere que distingan entre su propia perspectiva y la de otra persona.

“Si un niño finge estar en una fiesta de té con su padre, no necesita distinguir entre su propia perspectiva fingida y la de su padre”, señala la investigadora. “Más bien, se comparte la perspectiva fingida. Por lo tanto, no hay necesidad de atribuir estados mentales a otra persona”.

Es el contexto lo que cuenta

«Aún así, el juego de simulación sigue siendo de vital importancia para las teorías sobre el desarrollo de la cognición social», dice Wolf. No solo indica que es posible adoptar otra perspectiva en algunos contextos, sino también que los niños pueden adoptar una perspectiva que contradice la realidad, al contrario de lo que afirman otras teorías.

Además, el hecho de que sean conscientes de que lo que pretenden no es real indica que también son capaces de coordinar en cierta medida estas diferentes perspectivas.

“Esto sugiere que gran parte de la capacidad de adoptar perspectivas, que es necesaria para la cognición social y la atribución de estados mentales, ya está presente en una etapa de la primera infancia”, dice Julia Wolf.

“Lo que debemos tener en cuenta, entonces, es: ¿en qué tipo de contexto se insertan los niños y en qué medida este contexto puede apoyar la adopción de otras perspectivas?”

Fuente: RUB

Julia Wolf publicó su trabajo en la revista Synthese el 14 de diciembre de 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *