Psicología al Día

burlas

Estudios anteriores han encontrado que los jóvenes que experimentan burlas o discriminación por su peso tienen tasas más altas de aislamiento social, depresión, autolesiones y trastornos alimentarios. Pero esos estudios han incluido principalmente a participantes blancos y de ingresos medios o altos, por lo que no está claro si esos resultados se aplican a otros grupos.

Un nuevo estudio aporta conocimiento sobre los efectos del maltrato que reciben algunas personas con sobre peso. “Nuestros hallazgos se suman a la creciente evidencia de que el maltrato basado en el peso no es útil y a menudo es perjudicial para la salud de los jóvenes”, dijo la líder del estudio Laura Hooper, estudiante de doctorado en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Minnesota, en Minneapolis.

Para obtener una mejor comprensión, el equipo de Hooper examinó la asociación entre el estigma del peso y los trastornos alimentarios en una muestra étnica/racial y socioeconómicamente diversa de más de 1,500 jóvenes en los Estados Unidos a los que se les dio seguimiento como parte de un estudio a largo plazo.

Los investigadores encontraron una fuerte asociación entre las burlas de peso y los trastornos alimentarios tanto en adolescentes como en adultos jóvenes, y que las burlas de peso durante la adolescencia se asociaron con el inicio de la dieta y tasas más altas de dieta y sobrealimentación ocho años después.

Las burlas de peso y los trastornos de la alimentación fueron más comunes entre los jóvenes de color y los de familias más pobres, y la conexión entre las burlas de peso y los trastornos de la alimentación fue similar en todos los grupos étnicos/raciales y socioeconómicos. Pero el estudio no probó que las burlas de peso en realidad causen trastornos alimentarios.

“Este estudio proporciona evidencia contra las suposiciones persistentes de que las burlas de peso y los trastornos alimentarios afectan principalmente a los jóvenes blancos ricos”, dijo Hooper en un comunicado de prensa de la universidad.

Los esfuerzos futuros de investigación y políticas deberían abordar el estigma del peso y priorizar las necesidades de los jóvenes de color y los de familias más pobres, agregó.

La creación de políticas, como las protecciones legales y las reglas contra el acoso escolar en las escuelas, para proteger a los jóvenes del maltrato basado en el peso, debe incluir la opinión de los jóvenes que se han visto afectados por el estigma del peso, dijo Hooper.

Los hallazgos se publicaron en línea recientemente en la revista International Journal of Eating Disorders.

Fuente: University of Minnesota

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *