AUTOAYUDA

El cambiar de escenario puede mejorar las posibilidades de cambiar hábitos

PAD
Edición de Contenido por PAD

Un nuevo estudio muestra que mantener un propósito de Año Nuevo puede ser una tarea difícil.

Según una investigación presentada en la Convención Anual de la Sociedad para la Personalidad y la Psicología Social (SPSP), el 41 por ciento de los estadounidenses hizo sus propósitos de Año Nuevo en el 2016, pero sólo el nueve por ciento cree que logró mantenerlos.

Los investigadores dicen que el tiempo es importante para cambiar los viejos hábitos, ya que los nuevos comportamientos son más fáciles de adoptar cuando son acompañados a grandes cambios en nuestra vida cotidiana como mudarse a un nuevo hogar.

“Cambiar sus hábitos es muy difícil”, dijo el Dr. Bas Verplanken, profesor de psicología social en la Universidad de Bath, “incluyendo encontrar el momento adecuado para hacer un cambio”.

Los hábitos se desarrollan cuando se repiten los comportamientos, y se refuerzan más cuando todo lo que nos rodea sigue siendo lo mismo.

Algunos hábitos son beneficiosos, como cepillarse los dientes diariamente. Otros hábitos pueden beneficiar a las comunidades y afectar la forma en que respondemos a decisiones como el reciclaje, lo que compramos y cómo viajamos.

El trabajo de Verplanken y sus colegas demuestra que los hábitos se pueden cambiar cuando cambian los factores alrededor del hábito (ubicación, contexto). Los investigadores llaman a esto el “efecto de discontinuidad”.

Los investigadores estudiaron especialmente el reto de mantener los propósitos de Año Nuevo.

“Cambiar del 31 de diciembre al 1 de enero no es una discontinuidad dramática”, dice Verplanken. “Muchos propósitos se hacen el 31 de diciembre, y bajan al drenaje el 2 de enero.”

Verplanken señala que el Año Nuevo puede ser un buen momento para marcar el comienzo de una nueva fase, pero el punto del efecto de discontinuidad es que el cambio de comportamiento está incrustado en otros cambios.

“En el caso de mudarse a una nueva casa, por ejemplo, la gente puede tener que encontrar nuevas soluciones para cómo hacer las cosas en la nueva casa, dónde y cómo comprar, como trasportarse al trabajo o escuela, y así sucesivamente. Todos estos aspectos están ausentes al hablar de los propósitos del Año Nuevo. “

Verplanken estudió los comportamientos de más de 800 personas, la mitad de las cuales se habían mudado recientemente y la otra mitad había estado en el mismo hogar durante varios años. Los participantes respondieron a preguntas sobre 25 comportamientos relacionados con el medio ambiente, incluyendo el uso de agua y energía, las opciones de desplazamiento y los residuos (desechos de alimentos, reciclaje).

Según su investigación, las personas que recibieron una intervención y se habían reubicado recientemente reportaron más cambios ocho semanas después en un compuesto de 25 comportamientos relevantes para el medio ambiente en comparación con los participantes que no se habían reubicado recientemente.

Estos resultados fueron consistentes a pesar de la fortaleza de los hábitos y opiniones anteriores, y son consistentes con otras  investigaciones.

Fuente: Society for Personality and Social Psychology (SPSP)

Deja un comentario