PAREJA Y FAMILIA

El capacitar a los padres para reducir la ansiedad de sus hijos puede ser una buena alternativa

PAD
Edición de Contenido por PAD

Un nuevo estudio sugiere que la capacitación de los padres es tan efectiva como la terapia individual infantil para el tratamiento de los trastornos de ansiedad en la infancia y la adolescencia.

Los trastornos de ansiedad que incluyen fobia social, ansiedad por separación y ansiedad generalizada son los problemas de salud mental más comunes en la infancia. Los trastornos a menudo causan angustia significativa al niño y la familia.

Las condiciones son comunes con hasta un tercio de los jóvenes que experimentan un trastorno de ansiedad clínicamente perjudicial cuando alcanzan la edad adulta. De manera destacada, tales trastornos pueden conducir a un deterioro en el funcionamiento personal, social y académico. Cuando no se tratan con éxito, los trastornos de ansiedad en la infancia pueden causar deterioro a largo plazo y un mayor riesgo de problemas adicionales de salud física y mental.

En el nuevo estudio, los investigadores inscribieron a 124 niños con trastornos de ansiedad clínica existentes y los asignaron al azar para recibir el tratamiento actual de terapia cognitiva conductual (TCC) de primera línea o SPACE ( Apoyo parental  para las emociones infantiles ansiosas).

SPACE es un programa desarrollado por el investigador Dr. Eli Lebowitz y su equipo en el Yale Child Study Center, Yale School of Medicine, en New Haven, Connecticut.

SPACE enseña a los padres a reducir y a responder a los síntomas de ansiedad de un niño de una manera solidaria que transmita la aceptación de la angustia genuina del niño junto con la confianza en la capacidad del niño para hacer frente a la ansiedad.

Los autores encontraron que los niños cuyos padres participaron en 12 sesiones de SPACE tenían más probabilidades de superar su trastorno de ansiedad que los niños que participaron en 12 sesiones de TCC, el tratamiento basado en evidencia mejor establecido para la ansiedad infantil.

Los niños ansiosos buscan ayuda de sus padres para sobrellevar su ansiedad y evitar las cosas que les dan miedo. Desafortunadamente, los padres de niños ansiosos generalmente se enredan en los síntomas de sus hijos a través de un proceso conocido como acomodación familiar.

Por ejemplo, un niño que está crónicamente preocupado puede confiar en un padre para asegurarse constantemente, o un niño con ansiedad por separación puede requerir que un padre se quede en casa con ellos o duerma junto a ellos por la noche.

Para los niños con fobia social, los padres a menudo hablan en lugar del niño o evitan que los invitados vayan a la casa. La investigación indica que la acomodación familiar puede contribuir a mantener los síntomas de ansiedad del niño con el tiempo.

Después de las intervenciones de TCC y SPACE, aproximadamente el 60 por ciento de los niños mejoraron, ya no cumplen con los criterios de diagnóstico para ningún trastorno de ansiedad. Los resultados se basaron en evaluaciones realizadas por evaluadores independientes que desconocían qué tratamiento recibieron los niños.

Una proporción aún mayor (87.5 por ciento para SPACE y 75.5 por ciento para TCC) mostró una mejora significativa en sus síntomas. Los cuestionarios de síntomas de ansiedad que completaron los niños y sus padres también mostraron una mejora equivalente para SPACE y la TCC. Los padres y los niños calificaron ambos tratamientos como altamente satisfactorios.

El estudio aparece en el Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry.

Fuente: Elsevier

Deja un comentario