SOCIAL

El chisme no es tan malo después de todo

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

El chisme tiene una mala reputación. Etiquetar nuestra conversación como “chisme” generalmente da la sensación de que estamos haciendo algo mal, o incluso malicioso. Una búsqueda en Google de la palabra “chisme” apoya la idea de que las personas piensan que aquellos que chismean son inmorales y poco inteligentes.

Sin embargo, la mayoría de las investigaciones sobre los chismes revelan que es un comportamiento normal. De hecho, el chisme es casi el 14% de la conversación diaria, según un estudio que el Dr. Alex Karan publico recientemente. Además, los chismes también fomentan la confianza y la cercanía entre los amigos y pueden proporcionar pautas morales para el comportamiento.

A pesar de los múltiples estudios que revelan un lado positivo al chisme, las opiniones negativas sobre el chisme son resistentes al cambio.

¿Por qué alguien debería preocuparse por el estigma que rodea a los chismes? El estigma puede ser particularmente dañino cuando las personas ven los chismes en términos de estereotipos. Por ejemplo, la creencia popular es que las mujeres chismean más que los hombres, y etiquetar la conversación de las mujeres como chismes puede menospreciar lo que las mujeres tienen que decir, en el entorno laboral y social.

En el estudio que hacemos referencia, se encontró que había poca evidencia para apoyar la afirmación de que las mujeres “chismean” más que los hombres. Se encontró que las mujeres chismorreaban neutralmente más que los hombres, pero no había evidencia sólida de que las mujeres chismearan negativa o positivamente más que los hombres.

De hecho, la mayoría de los casos de chismes del estudio fueron bastante aburridos. Se tomaron muestras de chismes directamente en las vidas de 467 participantes utilizando un método llamado EAR, que registra breves fragmentos de sonidos a medida que las personas comentan sobre sus vidas diarias.

La revelación del estudio es que incluso cuando las personas chismean negativamente, la mayor parte es bastante mundana. De hecho, el 74.3% de todos los chismes muestreados en este estudio fue neutral, lo que significa que no es positiva ni negativamente evaluativa.

Algunos chismes pueden incluso ser positivos (9.4% en el estudio).

Los investigadores también señalan otra ventaja al chisme es que cumple una función moral. Los chismes pueden enseñar a otros sobre qué comportamiento se considera correcto e incorrecto en la cultura de una persona, y también puede servir como una especie de castigo por el mal comportamiento. Así que incluso cuando las personas difunden chismes negativos, esto puede cumplir funciones importantes.

En resumen, el chisme es un comportamiento ubicuo que puede cumplir funciones importantes en la sociedad. ¡Siéntete libre de difundir las buenas noticias sobre los chismes!

Fuente: Psychology today

Deja un comentario