DEPORTIVA

El comportamiento de los niños en el kinder garden puede relacionarse con sus ganancias ya siendo adultos

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Un nuevo estudio, publicado en la revista JAMA Psychiatry, sugiere que los comportamientos infantiles en el jardín de infantes pueden estar relacionados con sus ingresos ya siendo adultos.

El equipo internacional de investigadores descubrió que los niños y las niñas que no se les prestaba atención a los 6 años tenían ingresos más bajos en sus 30 años después de tener en cuenta su coeficiente intelectual y la adversidad familiar.

También encontraron que los niños que eran físicamente agresivos u opositores (que se negaban a compartir materiales o culpaban a otros) tenían ingresos anuales más bajos a sus 30 años, mientras que los niños que eran prosociales (que compartían o ayudaban) tenían ingresos posteriores más altos.

El estudio fue realizado por investigadores de la Universidad Carnegie Mellon, la Universidad de Montreal, la Universidad de Dublín, el Observatorio Económico Francés (OEF), el Centro de Investigación y Aplicaciones Económicas, Estadísticas de Canadá y la Universidad de Burdeos en Francia.

“Nuestro estudio sugiere que los maestros de jardín de infantes pueden identificar comportamientos asociados con menores ingresos tres décadas después”, dijo el coautor, el Dr. Daniel Nagin, profesor de políticas públicas y estadísticas de la Universidad Carnegie Mellon.

“El monitoreo y apoyo tempranos para los niños que muestran altos niveles de falta de atención, y para los niños que muestran altos niveles de agresión y oposición, así como los bajos niveles de comportamiento prosocial podrían tener ventajas socioeconómicas a largo plazo para esas personas y la sociedad”.

El estudio utilizó datos de 2,850 niños en el Estudio Longitudinal de Quebec de Niños de kinder garden, una muestra basada en la población de niños y niñas predominantemente blancos nacidos en 1980 o 1981 en Quebec, Canadá, a los que se realizó un seguimiento desde el 1 de enero de 1985 hasta el 31 de diciembre del 2015.

Los datos incluyeron calificaciones de comportamiento de los maestros de jardín de infantes cuando los niños tenían 5 o 6 años, así como las declaraciones de impuestos del gobierno de 2013 a 2015 cuando los participantes tenían entre 33 y 35 años.

Las conductas de kinder garden que los investigadores observaron fueron:

  • falta de atención (falta de concentración, se distrae fácilmente);
  • hiperactividad (sentirse inquieto, moverse constantemente);
  • agresión física (peleas, acoso escolar, patadas);
  • oposición (desobedecer, culpar a los demás, ser irritable);
  • ansiedad (preocuparse por muchas cosas, llorar fácilmente), y;
  • prosocialidad (ayudar a alguien que ha sido herido, mostrando simpatía).

Luego buscaron asociarlos con las ganancias anuales reportadas más tarde.

El estudio abordó las limitaciones de la investigación previa al evaluar a los niños antes, incluyendo comportamientos específicos dentro de un solo modelo, por lo que los resultados podrían incorporarse más fácilmente en los programas de intervención específicos. También se basaron en los informes de los maestros en lugar de los autoinformes de los niños y en los registros de ingresos de los impuestos en lugar de los ingresos de los adultos.

“Los comportamientos tempranos son modificables, posiblemente más que los factores tradicionales asociados con los ingresos, como el coeficiente intelectual y el estatus socioeconómico, lo que los convierte en objetivos clave para la intervención temprana”, dijo la coautora Dra. Sylvana M. Côté, profesora asociada de medicina social y preventiva en la Universidad de Montreal.

“Si los problemas de comportamiento tempranos se asocian con menores ingresos, abordar estos comportamientos es esencial para ayudar a los niños, a través de exámenes de detección y el desarrollo de programas de intervención, tan pronto como sea posible”.

Los autores del estudio reconocieron que no contabilizaron las ganancias a través de la economía informal o la acumulación de deuda no contabilizada. También señalaron que debido a que observaron las asociaciones, el estudio no llegó a conclusiones sobre la causalidad.

Fuente: Universidad Carnegie Mellon

Deja un comentario