SALUD MENTAL

El descanso después de un trauma puede ayudar a disminuir sus consecuencias

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Una nueva investigación sugiere que un período de descanso después de un evento traumático puede ayudar a reducir el desarrollo posterior de “intrusiones en la memoria” involuntarias, un síntoma frecuente del trastorno de estrés postraumático (TEPT). Las intrusiones en la memoria pueden ser tanto visuales como no visuales, y a menudo se las denomina flashbacks.

El estudio, publicado en Scientific Reports , descubrió que las alteraciones de la memoria en el TEPT pueden mitigarse mediante un proceso que ocurre en el cerebro que puede ser facilitado por el descanso y el sueño. Específicamente, los investigadores descubrieron que una mayor consolidación (almacenamiento y contextualización de los recuerdos en el cerebro) ayuda a aliviar las intrusiones de la memoria. Los expertos creen que este hallazgo podría arrojar nueva luz sobre el tratamiento y la prevención.

La autora principal, la Dra. Lone Hørlyck, del Instituto de Neurociencia Cognitiva del University College de Londres, dijo: “Durante toda la vida, muchas personas experimentan eventos traumáticos, pero la mayoría de las personas no desarrollan síntomas de trauma persistentes.

“Identificar qué mecanismos podrían contribuir a las intrusiones de memoria en el TEPT es importante, ya que estas alteraciones comprenden un importante factor de mantenimiento en el trastorno”.

Para el estudio, los investigadores presentaron a 85 participantes videos emocionalmente negativos, seguidos de un período de descanso o una simple tarea de control, donde los participantes debían prestar atención a los números en una pantalla.

Los videos incluyeron contenido altamente emocional, como personas gravemente heridas o accidentes graves.

Los investigadores encontraron que los participantes que tuvieron un período de descanso después de ver videos negativos informaron menos intrusiones de memoria relacionadas con los videos durante la semana siguiente.

Por el contrario, no hubo diferencia entre el descanso y la tarea de control simple en una prueba de memoria de seguimiento que evaluaba cuánto recordaban los participantes cuando querían.

Se sabe que el descanso y ciertas fases del sueño aumentan el procesamiento en el hipocampo, una región clave del cerebro que ayuda a poner la memoria en contexto.

Según los investigadores, los resultados sugieren que un fortalecimiento de este sistema de memoria contextual es beneficioso para prevenir las intrusiones de memoria después de un trauma.

El profesor Neil Burgess coautor del estudio, del Instituto de Neurociencia Cognitiva, dijo: “La coherencia de los recuerdos a menudo se ve comprometida cuando las personas están expuestas a traumas psicológicos, lo que resulta en recuerdos emocionales que aparecen involuntariamente y fuera de contexto.

“Sin embargo, la unión de una memoria de eventos con su contexto puede restaurarse en parte con descanso, lo que facilita el control deliberado de la memoria.

“Los resultados muestran que los sistemas cerebrales específicos podrían estar dirigidos a reducir el desarrollo del TEPT y pueden explicar por qué los tratamientos que se centran en la reexposición y la integración del trauma con otra información son beneficiosos”.

Hørlyck agregó: “Nuestros hallazgos contribuyen a una mejor comprensión de los mecanismos que están en juego cuando algunas personas desarrollan alteraciones de la memoria después de un trauma mientras que otras no”.

Fuente: University College London/EurekAlert

Deja un comentario